“Fiesta Pagana”, el himno de Mägo de Oz que los llevó a lo más alto

En nuestro país el principal pecado capital es la envidia. Si te va bien, en seguida salen los buitres para despedazarte y empezar a escupirte a la mínima que te descuidas.

Mägo de Oz es un buen ejemplo de esto. Te podrán gustar o no, pero lo que está claro es que han sido de las pocas bandas españolas en conseguir un éxito notable sobre todo fuera de nuestras fronteras. Buena culpa de todo esto la ha tenido una canción que se ha convertido por méritos propios en todo un himno del folk metal nacional e internacional, nos referimos claro está, a la celebérrima “Fiesta Pagana”. 

Una canción que se incluyó en el que a la postre sería el disco más famoso de la banda madrileña, “Finisterra”. Este álbum doble contenía un buen puñado de canciones que llegaban a su punto álgido con este tema que abría el segundo de los discos de la obra. 

Tema compuesto por el líder y batería de la formación, Txus Di Fellatio, que se inspiró en la canción “ZortziOrduko Ekaitza”  del grupo vasco Sorotan Bele. 

Su publicación como single se hizo conjuntamente con el tema  “El Señor de los Gramillos”, en el que colaboraba en la voz, Silver del grupo de metal nacional Muro. 

Di Fellatio ha brillado siempre más como letrista que como músico. Sus letras suelen dar en la llaga de lo que quiere expresar sin dejar títere con cabeza. La temática de la canción es todo un alegato en contra de la Iglesia Católica y los abusos cometidos por ella a lo largo de la historia. Aunque la letra se centra en pasajes de la época de la Inquisición es muy fácil traerla a tiempos actuales y sigue siendo tan válida como lo podría ser hacer siglos. Nada ha cambiado y los desmanes de la Iglesia Católica siguen ahí. 

Hacer un hit de una canción con aromas tan libertarios en un país como el nuestro no es fácil, ahí está el verdadero éxito del tema; las cosas a la cara y si no te gustan peorpara ti. 

La labor en lo musical tanto de “Moha” al violín, como Fernando Ponce de León a la flauta travesera, dieron el toque perfecto a un corte lleno de vida y esperanza ante tanto atropello sistemático de los gerifaltes de la Iglesia. 

Un tema tan grande no podía esperar otra cosa que ser versionado hasta la saciedad. Grupos como El Reno Renardo o el grupo folk aragonés Lurte dieron buena muestra de ello. 

Me quedo con la fantástica versión que realizó el propio grupo en el doble álbum “Celtic Land”, llamada “Fiesta Pagana 2.0” en donde la banda además de hacer cantar este tema a su nuevo vocalista por esas fechas Zeta, se rodeaba de la flor y nata del rock y metal nacional revisitando el tema, y haciendo estallar el número de visionados del vídeo que lo acompañaba con más de 100.00 visitas en tan solo 24 horas. 

Tremenda versión donde las figuras de Leo Jiménez, Fortu, Tete Novoa o Carlos Escobedo brillaban con luz propia y daban a este tema ya la categoría de himno imperecedero del rock español. 

En una entrevista que tuvimos la ocasión de realizarle a Txus Di Fellatio para el medio Nos Gusta La Música, nos hablaba de lo que significó “Finisterra” y en concreto el tema “Fiesta Pagana”:

Fue un disco que la vida nos regaló, con el que tuvimos muchísimas ventas y con muchísimo éxito, pero no fue un impasse en nuestra carrera, ni un ¿hostias ahora qué hacemos? No, simplemente nos dejamos un  poco llevar, nos salen conciertos, ganamos dinero, dejamos nuestros trabajos y ya nos dedicamos plenamente a la música. El disco quizás de impasse en Mägo de Oz, fue “Hechizos, Pócimas y Brujería”, cuando se estrenó Zeta con la banda, eso sí fue un: “¿Lo dejamos, seguimos adelante?”. La marcha de José Andrea sí que fue un punto de inflexión en la banda, estudiado, premeditado, consensuado. En lo demás siempre hemos sido algo balas perdidas, nos hemos dejado llevar por donde quería llevarnos el éxito, hemos ido corriente a favor con ello, nunca nos hemos planteado muy seriamente nuestra carrera a nivel de: “¿ahora que música hacemos para gustar más?” o al revés “¿nos vamos a hacer más heavys para no defraudar a los fans?”, no, nunca nos hemos preocupado por eso. Siempre hemos sido un grupo muy criticado y lo seguimos siendo, por vendidos, etc… Siempre hemos hecho canciones que nos hayan gustado, y que nos hayan divertido”.

“Recuerdo un grupo que no éramos profesionales sino amateurs, tocábamos los fines de semana para divertirnos. El poco dinero que cobrábamos nos lo gastábamos en sustancias, putas y bebidas (risas), para luego dormir en los coches porque nos habíamos gastado el dinero de los hoteles; era divertimento por divertimento. Y de repente este disco “Finisterra”, empieza a vender, hay un single llamado “Fiesta Pagana”, que empieza a ser radiada en Cadena 100, 40 principales llegando incluso al nº1, y lo que era diversión se convirtió de repente en nuestro trabajo, y tuvimos que empezar a aprender a ser profesionales.

Mägo de Oz siguen en la brecha, pero sin lugar a dudas “Finisterra” fue el álbum que les hizo llegar a lo más alto y  les convirtió en una banda referente del rock nacional de la mano de una loca “Fiesta Pagana”.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*