“Nosferatu”, vampirismo y realidad unidos de la mano

El mundo vampírico siempre ha sido uno de los preferidos de la literatura y del cine de terror. Unir inmortalidad con sangre y maldad, conlleva remover los deseos más ocultos del ser humano. La simple idea de ser capaz de sobrevivir durante siglos, viviendo una vida hedonista y rodeada de lujuria hacer mover los cimientos de cualquier mente humana.


Uno de las primeras manifestaciones del vampirismo en la gran pantalla, fue la obra maestra de Murnau “Nosferatu”. Conocida originariamente como “Nosferatu, Eine Symphonie Des Grauens”, (en nuestro país “Nosferatu: Una sinfonía del horror”), vio la luz en 1922 y fue censurara en pleno rodaje.


Esta adaptación, (la primera que se hizo), de “Drácula” de Bram Stoker, se llamó “Nosferatu” al no tener los derechos para poder utilizar la terminología y nombres utilizada por el escritor británico. Se cambiaron localizaciones y nombres para poder recrear todo el universo del “Príncipe de la Tinieblas” y así no tener problemas con la viuda del escritor, que de hecho los hubieron, llegando a interponer una demanda por vulneración de derechos de autor de la luego hablaremos.


La ciudad de Londres se llamó Viborg, y el personaje principal conde Orlock en vez de Drácula. La trama es la misma que la novela de Stocker, con viaje incluido en barco hacia dicha ciudad y llega del vampiro para hacer de las suyas con la población del lugar.


Lo realmente apabullante de este film es el tratamiento de las imágenes por parte de Murnau. Las luces y sombras empleadas dan una atmósfera creíble y tenebrosa. La figura del vampiro interpretada por Max Schreck pasará a la historia del celuloide por terrorífica y espectral. Sus orejas y uñas afiladas nos sumergen en un mar de desasosiego y desagrado.


Todas las imágenes fueron rodadas en exteriores naturales, llevando a cotas increíbles del expresionismo alemán por la realización de este film. No en vano en el apartado técnico se encontraba buena parte de la plana mayor de la corriente cinematográfica germana antes comentada. Nombres como: Henrik Galeen (guionista), Albin Grau (dibujante y decorador) o Fritz Arno Wagner (fotógrafo) dotaron al film de una belleza gótica impresionante.


Con respecto a Albin Grau comentar que tuvo la idea de hacer una película de vampiros, debido a una experiencia que tuvo en la Gran Guerra, en la que un granjero serbio le dijo que su padre era un vampiro y uno de los no muertos.


El estudio que llevó a cabo el proyecto, Prana Film, fue directamente a la quiebra al tener que afrontar la demanda por derechos de autor que le interpuso la viuda de Bram Stocker, Florence Balcombe.


Al ganar el juicio se pidió que se destruyeran todas la copias de “Nosferatu”, pero ya era tarde, ya que muchos aficionados al género ocultaron sus copias hasta la muerte de la viuda y así pudo ver la luz la película.


El film fue recortado y rehecho con copias de mala calidad. En el Festival de Berlín (1984) se presentó al público la reconstrucción más fiel realizada hasta la fecha.


Muchos planos de la película están inspirados en pinturas del artista Caspar David Fiedrich y en ilustraciones de Gustavo Doré.


El film busca de manera onírica plasmar de manera poética la desdichada existencia del vampiro.


Se han hecho remakes y homenajes al film posteriormente. Nombrar el remake que hizo Werner Herzog en 1979, con Klaus Kinski en el papel protagonista, o “La Sombra Del Vampiro” del año 200, protagonizada por Willem Dafoe en la que se ponía de manifiesto que el papel del conde Orlock lo hacía un vampiro real. Dando pie a hablar de la leyenda que decía que el propio Max Schreck era un no muerto en la realidad o que practicaba el vampirismo.


Amenizamos el artículo con el tema de Saxon llamado “Nosferatu (The Vampire’s Waltz) que se basa de manera total en este film de culto.


Por último os dejamos unas imágenes de esta obra maestra sin parangón en el mundo del cine, que ha pasado a la historia tanto por su gran realización como por la leyenda que la rodea.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*