Cambio de registro en el último álbum de Warcry

 

La eterna pregunta que todas las bandas se plantean a lo largo de su carrera. ¿Continuidad y asegurar, o cambio junto a riesgo? Es una cuestión de resolución muy personal. Creo sinceramente que las dos vías son igual de lícitas, nadie es quién para decirle a una banda que cambie, o para criticarle si su sonido tiene un nuevo viraje. Eso sí, si hay cambio al menos no debe de renunciar totalmente al sonido que le vio nacer, no es por nada , es solo que simplemente se convierte en otra formación, en otra cosa sin más.

Este es el caso de Warcry, una de las bandas más asentadas e importantes del panorama heavy metalero nacional, que ha sorprendido a propios y extraños con su nuevo trabajo “Donde El Silencio Se Rompió…”

Noveno trabajo de los asturianos, en donde se han propuesto no repartirse en su ya consabidas y magistrales estructuras power metaleras, para ahondar en el sonido más hard rockero, por así decirlo, se presentan, más pausados, con contundencia pero sin los alardes espectaculares de anteriores propuestas. Hay cambio, pero no abandonan la senda del rock potente que les dio a conocer.

Es un álbum que tarda en entrarte, ya que el cambio de rasante de los asturianos es grande, y a veces se te hace difícil reconocerlos, incluso la voz de Víctor García abandona las tesituras agudas y potentes de las que siempre ha hecho gala, para cantar de manera más cruda, más rockera, por así decirlo; aún así este cambio no cambia para nada la potencia de Warcry, como decimos.

Las guitarras también suenan más crudas, más directas con unos teclados que se erigen en definitiva en uno más del grupo.
La carta de presentación con el tema “Rebeldes” ya muestra bien a las claras por donde irán los tiros de este álbum, en donde predominan los medio tiempos de carácter hard como ya hemos dicho anteriormente.

Uno de los himnos del disco es “Así soy yo”, un tema llamado a ser bandera de los asturianos en sus próximos conciertos. Temas como “Necesito Escapar”, y “Luchar y Avanzar” siguen la dinámica propuesta desde el principio con contundencia y frescura a la vez.

Me quedo finalmente con el tema que cierra el disco llamado “No te abandonaré”, un temazo que toca la fibra, en donde el piano guía a García en un tema bien construido y ejecutado a la vez.

Esto es lo que hay. Un buen álbum de Warcry que decepcionará a muchos y gustará a otros tantos. Desde aquí pensamos que ha sido un acierto mirar hacia otras formas de hacer rock.

Sello: Jaus Records

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *