“Expectativas”, posiblemente el mejor disco de Bunbury

 

Bunbury siempre va en busca del Santo Grial. Un artista que ha puesto como lema en su carrera, mirar hacia adelante, buscar nuevos territorios y no sentirse cautivo ni de estilos, sonoridades, u otros aspectos que le hagan sentir que no es fiel a si mismo.

Si echamos la vista atrás, en los últimos discos del artista aragonés podíamos intuir que de nuevo buscaba la exploración hacia otras sendas, en donde se sintiera cómodo otra vez. La corroboración a todo esto la podemos sentir, casi palpar, en “Palosanto” (2013) y en el  acertadísimo “Libro de las Mutaciones” (MTV) (2015), donde el trato hacía nuevos arreglos musicales, composiciones y sobre todo un tratamiento de instrumentos muy especial, que vislumbraba un cambio que se ha producido de manera inequívoca en este nuevo lanzamiento llamado “Expectativas”.

Bunbury aborda un disco en el que la mezcla entre lo nuevo, y lo ya sabido se dan la mano de manera especial. El músico echa mano de la seguridad de la banda de rock que le acompaña brillantemente, para tener como base lo crudo, lo analógico y aderezarlo con lo digital, con arreglos llenos de teclados y sintetizadores, buscando como él mismo ha declarado, crear un trabajo que sea enteramente contemporáneo, de este tiempo; Bunbury 2017.

Nos alegra ver y escuchar la inclusión de un instrumento tan poco llamado por el rock, como el saxo. La inclusión del mismo como parte primordial del álbum, le ha dotado de un tono muy especial y creativo. Santi del Campo realiza a las mil maravillas su labor, introduciendo este instrumento de una manera ordenada y segura, sin grandes artificios pero con carácter; un acierto más del álbum.

En el disco nos encontramos temas, que redundan en una crítica social directa a los tiempos en que vivimos, y a la vez surgen otros donde Bunbury se abre como el gran escritor de canciones que es.

Es difícil destacar algún tema, todos tienen un halo de creaciones musicales totales. “La Actitud Correcta”, critica esa mirada conformista del rock en la actualidad, nadie arriesga, nadie quiere perder, aburguesamiento del arte.

“En Bandeja de Plata”, señala a nuestros políticos como personas que deberían hacérselo mirar, y sentir que el pueblo los ha elegido para que sean útiles.

“Parecemos Tontos”, el rock orgánico vuelve con fuerza, y el tema se pausa con una gran crítica social por medio.

Destacaré en la parte final, “La Constante”, un tema de amor maravilloso, de lo mejor que ha hecho Bunbury, suena bello y desgarrador a partes iguales.

Por último “Supongo”, sencillez, sobriedad una oda a la fragilidad y la inseguridad que consigue llegarte bastante dentro.

Es difícil decir si este es el mejor disco hecho por Bunbury. Apostamos aquí a bote pronto que sí, el tiempo nos dará y quitará la razón, pero si en la primera escucha ya se quedan las canciones en tu cabeza, es que algo muy valioso has escuchado, y tenido la suerte de sentir.

Sello: Ocesa/Warner

 

 

Un comentario Añadir valoración

  1. GABRIEL VANEGAS dice:

    QUE VA!!! ESTE ES EL PEOR EL MEJOR FLAMINGOS!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *