“Operation Mindcrime” (Queensrÿche), lo conceptual hecho arte

Posiblemente el mejor álbum de metal progresivo de la historia, y si no que se lo digan a Dream Theater, y uno de los mejores discos conceptuales de rock a la altura de titanes como “The Wall” (Pink Floyd) o “Tommy” (TheWho).

Queensrÿche consiguieron con su tercer álbum editado en 1988, el cénit de su capacidad compositiva consiguiendo crear una obra maestra sin paliativos. En una obra conceptual el mérito estriba en entrelazar correctamente y sin estridencias el desarrollo del relato junto a la música que lo acompaña, quedarse en medio de todo ello lleva al fracaso a la obra; Tate y cía consiguieron lo máximo que se puede conseguir en un álbum de estas características.

Como punto a resaltar la banda norteamericana utilizó partes habladas y diálogos a modo de preludio de los temas, creando una atmosfera insuperable. La historia se va desarrollando poco a poco y el tema correspondiente te va desvelando la trama a modo de ópera rock; sencillamente sublime.

En lo musical la banda brilló de manera increíble. Nos encontramos por un lado a un Geoff Tate magistral en el empleo de su voz. Como vocalista es de lo mejorcito que ha salido en el ámbito del metal, debido a gran versatilidad en el empleo de sus cuerdas vocales; simplemente de diez.

La dupla guitarrística compuesta por Chris DeGarmo y Michael Wilton dieron la forma perfecta en forma de riffs a toda la trama que se iba desarrollando lentamente, como una boa constrictor que te engulle lentamente. No podemos olvidar a la sección rítmica con Eddie Jackson al bajo y el gran Scott Rockenfield a la batería que terminaron de apuntalar con sus ritmos esta obra maestra.

Con respecto a la historia, el relato cuenta como un politoxicómano llamado Nikki, es drogado para asesinar en nombre de un movimiento radical contestario, se debate continuamente entre su lealtad a la causa y su amor por Mary, una prostituta reconvertida en monja.

Hay temas realmente brillantes como “RevolutionCalling”, la propia “Operation: Mindcrime”, “SpreadingThe Disease” o la grandiosa “The Mission”.

Nombro a parte la obra maestra del álbum, la maravillosa “Suite Sister Mary”, un tema increíble, con unos coros asombros que llevan al paroxismo toda la obra de Queensrÿche.

El reconocimiento de la crítica ante este disco fue unánime. Todo el mundo se rindió ante una obra perfecta en donde todo encaja con la precisión de un reloj suizo. Fue considerado por la revista Kerrang! como uno de los mejores álbumes de la historia.

Existe un álbum en vivo llamado “Operation LIVEcrime” en donde se recoge la interpretación en vivo de los personajes, mientras de fondo la banda tocando todos los temas del álbum, como si se tratara de una ópera rock en grado sumo.

En el año 2006 la banda editó “Operation Mindcrime: II”, en el que aparecía como estrella invitada Ronnie James Dio en el papel de “Dr. X”. Este álbum sin estar exento de calidad no puedo alcanzar ni por asomo la grandeza del álbum que hemos recordado aquí.

Poco más que añadir. Si no tienes este álbum en tu discoteca, mereces como poco, ser castigado con unos buenos latigazos en la plaza pública de tu pueblo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *