Enola Gay: El terror escondido bajo dos simples nombres

Hace unos días mientras iba caminando por las calles de mi ciudad, salió de manera aleatoria en la play list de mi ipod, el tema de OMD (Orchestral Manoeuvres In The Dark) “Enola Gay”, temazo de synth pop de los 80 que me hizo reflexionar, sobre el poder que tiene la música para hacerte recordar tanto lo bueno como lo malo.

Por una parte este tema me trae muy buenos recuerdos, era un niño cuando se publicó este disco y sonó en las radio formulas del país, un país por cierto que empezaba a espabilar en todos los sentidos incluida la música. Mis recuerdos sobre mis primeras impresiones acerca de esta canción son vagos, pero si recuerdo que siempre me gustó oír esos ritmos sincopados electrónicos junto a la voz desganada de Andy McCluskey. Con el paso de los años se convirtió en uno de mis temas preferidos del techno, mi nivel nulo de inglés no me daba para saber el significado de la letra, y viendo el vídeo sólo veía escenas de guerra, bombas etc.. vamos como si fuera una película más.

Llegamos a la adolescencia y mi apreciación hacia ese tema cambió de manera radical. Un día, un amigo que le gustaba mucho la historia y todo lo relacionado con lo bélico, me comentó al tiempo que escuchábamos por casualidad este tema en la radio, el significado real de “Enola Gay”. Me quedé sor prendido y a la vez algo superado, pensar que detrás de una inocente canción, hasta ese momento para mi, había tanta muerte y devastación, me hizo ver ya esta música como algo muy extraño; en definitiva algo capaz de hacerme sentir bien y a la vez producirme tristeza, angustia etc…

En mi mente ya es imposible disociar está canción con imágenes llenas de gente sufriendo y muertas por la sin razón humana.

Para los rezagados comentar que “Enola Gay” era el nombre del avión bombardero Boeing B-29 Superfortress estadounidense encargado de lanzar la bomba atómica en Hiroshima (Japón) el 6 de agosto de 1945, causando la muerte de casi 80.000 personas y más de 70.000 heridos. A su vez Enola Gay era el nombre de la madre del piloto y comandante de la nave, el coronel Paul Tibbets.

OMD fue muy explícito en el tema al referirse directamente a la sin razón de tanta muerte en estrofas como “Is mother proud of Little Boy today”, “¿Está la madre orgullosa del pequeño hijo hoy? “Little Boy” era el nombre de la bomba que lanzaron los estadounidenses y de ahí el juego de palabras entre el nombre de la madre y de la bomba.

Otro detalle a destacar del tema es como se nombra la hora exacta del lanzamiento del artefacto, “It’s 8:15 and that’s the time that it’s always been” , “Son las 8:15 y es la hora que siempre ha sido”.

En definitiva tras dos simples nombres se encuentra el terror más absoluto y una de las barbaries más grandes cometidas por el ser humano. Un tema que es como la vida misma, por un lado te da alegría, pero por otro te recuerda que a veces la realidad puede ser terrorífica; terriblemente terrorífica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *