Recuerdos de un concierto inolvidable: Jean Michel Jarre (Gran Teatre Liceu 21/04/08 BCN)

Nunca podría haber imaginado ni en mis mejores sueños, presenciar lo que presencié aquella noche de abril en Barcelona. Nada menos que el gran Jean Michel Jarre se presentaba en el Gran Teatre del Liceu para interpretar de manera integra su celebérrimo disco “Oxygene”, en conmemoración a su 30 aniversario; pero no sólo eso era ya de por sí una pasada, lo mejor era saber que lo haría con los mismos instrumentos analógicos que utilizó cuando grabó su obra maestra. La utilización de sintetizadores Theremin, Moog etc… creó una atmósfera, que aún con el paso de los años recuerdo como si fuera aquella noche.

El concierto comenzó de manera sorpresiva apareciendo el artista entre la gente por el patio de butacas, desde donde se dirigió al respetable para hacer una breve introducción de lo que íbamos a presenciar esa noche.

Tras subir al escenario aparecieron sus tres acompañantes, los músicos Francis Rimbert, Dominique Perrier y Claude Samara que se apostaron en sendas islas de sintetizadores, dejando el espacio central para Jarre y sus instrumentos.

Lo que vimos a partir de ahí fue pura magia, sonido analógico pululando por todo el Liceu, acompañado de imágenes y de luces que nos sumergió en otra dimensión en otro mundo. Jarre improvisaba partes de las piezas e incluso las alargaba creando si cabe una sensación de positividad y luz, sólo conseguible por genios como él. Daba la sensación que la intimidad del teatro, hacía que el músico francés se reencontrara consigo mismo como artista, y todo eso nos lo devolvía con luminosidad y ritmo.

Cuando llegó el cénit del concierto, la pieza “IV” del álbum Jean Michel Jarre miró al respetable, levantó el brazo haciendo una señal dando paso a unas de las composiciones más bellas de la historia.

Cerró la noche con un bis espectacular, tocó sólo acompañado de dos teclados “Oxygene 13”, demostrándonos que en esas lides es insuperable. El bis a nivel personal me supo a poco, creía que tocaría alguna pieza más, pero no fue así.

Noche para el recuerdo donde de la mano de Jean Michel Jarre, entramos en una máquina del tiempo de donde nunca queríamos regresar. Las sensaciones que me quedaron de esa noche son imborrables, ya le podré decir a mis nietos, que yo estuve allí ese 21 de abril de 2008.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *