D-TOX: “Cada canción tiene su movida”

“Demolición”, es lo nuevo de D-TOX (Distorsión Tóxica), y en esta entrevista nos pusieron al día de toda su vida musical.

Para quien no os conozca, habladnos de los comienzos de la banda…

Iñigo (bajo) y Gindi (voz) llevábamos tocando juntos desde 2005. En 2009 disolvimos el grupo que teníamos y nos juntamos con el primo de Gindi, Yowi, para formar D-TOX (el grupo lo completa Aritz, que además de tocar la batería, arregla cables, conduce, cocina y aporta mucho amor). Hasta la fecha hemos sacado 4 discos y una maqueta y en eso nos basamos, en hacer todas las canciones que podamos. Ahora también intentamos tocar, pero vamos, que en 9 años no hemos dado ni 100 conciertos, de los cuales casi el 80% han sido en Araba.

¿Qué queréis conseguir en el mundo de la música?

Gindi: Mantener el ensayo semanal ya es un lujo. Hay peña que necesita ir a correr, pintar o escalar para desahogarse, nosotros tocamos 75 minutos seguidos una vez a la semana y nos vamos a casa relajados. Si además de esto podemos conseguir el dinero suficiente tocando para no arruinarnos con cada disco genial,  pero lo más importante es el ensayo semanal. Somos muy metódicos y cada vez nos rallamos más en cómo ser más productivos en menos tiempo. Nos gusta aprovechar cada minuto.

¿Qué es para vosotros el rock?

Gindi: Para mí personalmente, es de las pocas cosas que me hacen tener un poco de fe en la especie humana, que es junto con las avispas, el animal que menos me gusta. Dedico una media de 7 horas diarias a escuchar rock, así que podría decir que es lo que complementa mi vida, junto con el dormir y el comer. Creo que lo resumiría así: dormir, comer y rock. Si acaso fumar.

Iñigo: de follar ni hablamos, claro. Como veis, Gindi dedica el poco tiempo libre que tiene a hacer estadísticas sobre su vida.

¿Cómo es la manera de componer en vuestra formación?

Iñigo: La hemos ido cambiando con el tiempo. Normalmente Yowi hace canciones enteras y Gindi le pone música a mis letras, o hace canciones enteras. Pero hemos probado también escribir entre los 3 y componer entre los 3, y funciona. Como cada año estamos enganchados a un género distinto del punk-rock, siempre nos apetece hacer algo que suene a ese grupo que acabamos de descubrir. Nunca nos ha importado que suene fuera de un esquema canónico. No tenemos complejos en ese sentido.

¿Qué queréis expresar con vuestra música?

Iñigo: Cada canción tiene su movida propia. Crítica social e ironía son dos pilares básicos, por lo que se ha mamado aquí (en Araba, con Segismundo, SA y Gatillazo a la cabeza). Si salen historias personales de cada uno también entran al saco, y algo que últimamente hacemos menos pero que en su día nos gustaba mucho eran las historias reales, anécdotas que escuchas en un bar y que crees que merecen una canción. También hemos dedicado canciones a la industria musical, a películas, series, personajes históricos…

Decidnos una banda que os sirva de referencia en vuestras creaciones

Gindi: Tres de las bandas que tuvimos en cuenta a la hora de componer el último disco fueron The Bronx, Max Raptor y Stabbed In Back. Pero para el próximo disco cambiarán seguro.

Iñigo: Además, diría que también se notan las influencias que siempre hemos tenido, como los grupos locales antes mencionados  u otros clásicos como NOFX.

Habladnos de lo último vuestro que está publicado ¿satisfechos con el resultado?

Iñigo: En diciembre acabaremos la presentación de este disco, Demolición, que empezamos en febrero. Hemos conseguido diseñar un directo muy dinámico y entretenido, además de tocar en lugares donde nunca habíamos estado, así que la valoración es muy positiva. Para la grabación del disco también experimentamos mucho, pero después de un año ya tenemos ganas de empezar a crear material nuevo.

Tres discos sin los que no podríais imaginar la vida…

Gindi: El disquete, el compact-disc y el disco duro.

Iñigo: En mi caso, el “…and out come the wolves”, el primero de los Segis y el directo de los Cica.

¿Qué opináis de las bandas tributo?

Gindi: Generan dinero, al igual que la industria armamentística o la trata de blancas. Todo depende de los límites morales de cada uno.

Iñigo: Amén.

Un deseo…

Gindi: Poder seguir tocando juntos y tener buena salud.

Para los seguidores de Mautorland, ¿por qué deberían escuchar vuestra música?

Iñigo: Porque luego os quejáis de que siempre tocan los mismos.

Gindi: Por puro entretenimiento y por curiosidad supongo. Hacemos un punk-rock bastante digestivo, no da tiempo a aburrirse. Después de una sesión de sludge-doom viene bien para refrescar el oído.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*