The Wizards: “Queremos expresar nuestra rabia hacia lo que no nos gusta”

Foto: Koldo Orue

Hablamos con una de las bandas más interesantes del panorama  nacional: The Wizards. Su guitarrista Jorge nos habló  de su último disco “Full Moon In Scorpio”, que es simplemente una maravilla. Os dejamos la entrevista:

¿Qué ha supuesto para vosotros la publicación de un álbum como “Full Moon In Scorpio”

Pues sobre todo poder enseñar a la gente el resultado de muchos meses de trabajo que creemos que sirvieron para preparar la mejor referencia que hemos grabado hasta la fecha. Desde su grabación hasta la salida pasó un año y la verdad es que lo pasamos bastante mal con el master listo y sin que la gente lo pudiera escuchar; sabíamos que era un buen disco, no obstante las reacciones y críticas han sido incluso mejores de lo que nos podíamos imaginar. Estamos muy satisfechos con la recepción que ha tenido, pero ya estamos pensando en la próxima referencia y en cómo hacer que sea mejor que “Full Moon In Scorpio”. Para nosotros The Wizards siempre es una manera de mejorar y superar nuestros límites, y en ello estamos.

¿Creéis que ya estáis asentados en la escena rock nacional? ¿Notáis dicho reconocimiento?

No nos gusta mucho hablar de escenas y estos rollos, siempre hemos ido por nuestro propio camino y desde el principio tuvimos claro que íbamos a hacer lo que nos diera la gana, algo que sigue siendo una máxima para la banda. Pero sí que es cierto que cada vez nos conocen más y por ejemplo el reciente concierto en la Rocksound de Barcelona fue una grata sorpresa, ya que a pesar de que era nuestra primera fecha allí la sala estaba prácticamente llena y la reacción del público fue increíble. Nos gusta notar el reconocimiento en directo, viendo a la gente sudar y disfrutar, y por suerte cada vez lo notamos más.

¿Qué queréis expresar con vuestra música?

Simplemente queremos expresar nuestra rabia hacia lo que no nos gusta, tocar a volúmenes brutales y reventar nuestras cuerdas y pasarlo bien, al final esto es solamente rock´n´roll. Con toda la mierda que hay que aguantar el poder llegar al local un martes por la tarde y destrozar una guitarra o una batería es un lujo. Por otro lado no solemos plantear cosas con una intención previa, rollo “vamos a hacer esto o lo otro” sino que jugamos con lo que algunos llaman “stream of consciousness”, esto es, dejar que sea el inconsciente el que decida lo que se va a escribir o tocar. Muchos de los primeros temas no tenían mucho sentido, eran solamente ideas desarrolladas a partir de un riff. Pero con este último disco las canciones han ido ganando en profundidad y significado, y sobre todo nos interesa una cuestión: el arte y la música como una vía hacia la dimensión espiritual del hombre. The Wizards estamos en una guerra mágica contra todo lo que consideramos que disminuye al hombre y le hace olvidar sus increíbles capacidades.

¿Os molestas que os encasillen en los sonidos setenteros con mezcla hard, o las etiquetas no os preocupan demasiado?

Las etiquetas nos dan igual porque al final somos un grupo de Rock. Además no nos importa evolucionar o hacer cosas nuevas, así que tal vez un día hagamos un disco de baladas o una macarrada heavy-punk, de manera que sea una tortura para los críticos encasillarnos. De todas maneras estamos cómodos si nos meten en el saco setentero, porque evidentemente ahí están muchas de nuestras bandas favoritas: Black Sabbath, Uriah Heep, Pentagram, Pink Floyd, Judas Priest, The Doors, …

¿Sois una banda que decís abiertamente vuestras influencias, o negáis cualquier tipo de inspiración en vuestro trabajo?

Como acabo de comentar no nos importa mostrar nuestras influencias, y creo que son perceptibles por el oyente si éste dispone de un mínimo bagaje rockero en su haber, pero no sé por qué razón creo que estamos consiguiendo un sonido y un estilo que nos identifica, algo que sin duda es fruto del trabajo y la complicidad entre los miembros de la banda. Y lógicamente es un objetivo importante poder ser reconocidos por un sonido propio, lo que distingue a las grandes bandas de la historia.

¿Cómo fue la colaboración de Ross The Boss en el tema “Leaving The Past Behind”?

La colaboración pudo darse ya que nuestro productor Dean Rispler toca desde hace unos cuantos años con él en Dictators NYC (ahora renombrados Manitoba por problemas legales con Andy Shernoff), y cuando actuamos con ellos hace dos años lo primero que nos dijo fue: “Hey guys, I´m gonna play a solo in your record!”. Ross es una persona encantadora y un ejemplo de que alguien a quien admiras en la música (en mi caso soy un gran fan de Dictators, e Ina de Manowar) puede ser cercano y abierto, algo alejado del estereotipo de estrella de rock, que se queda a ver tu prueba de sonido y te felicita. Ha sido algo emocionante, y poder escuchar sus solos en tu canción es un sueño hecho realidad.

Finalizáis el álbum con el temazo “When We Were Gods” ¿cómo fue su composición? ¿Por qué decidisteis cerrar con este corte?

Esta canción la escribí prácticamente entera una tarde en casa de resaca después de un concierto, y ejemplifica lo que comentaba en una pregunta anterior sobre el “stream of consciousness”, ya que en principio ni yo mismo entendía lo que quería decir. Recuerdo que mientras la construíamos en el local había dudas con la última parte del tema, que finalmente considero que ha sido uno de los puntos álgidos del disco (incluso Dean llegó a decir que le recordaba a Rush, todo un cumplido). También me comentó que era un tema ambicioso, y tenía razón, pero con su ayuda y arreglos conseguimos uno de los mejores cortes del disco en mi opinión. Por otro lado su lugar en el álbum no tenía discusión al ser las últimas líneas de la letra las siguientes: “It´s time to say farewell my friend, it´s time for us to pass away” (es hora de decir adiós amigo mío, es hora de morir para nosotros). Creo que es un cierre perfecto para el disco, y es que el orden de las canciones no es algo que se pueda tomar a la ligera.


Portada Branca Studio

¿Cómo ha sido el contar como productor con Dean Rispler? ¿Qué habéis aprendido de él?

Ha sido todo un lujo y una oportunidad de aprendizaje que valoramos muy positivamente. Dean tiene una filosofía de trabajo que encaja perfectamente con la nuestra, esto es, que la diversión, el buen rollo y el disfrute no están reñidos con el trabajo duro y exigente. De hecho antes de comenzar la grabación nos insistió en que disfrutáramos grabando el disco, y es lo que hicimos. En mi caso aprendí muchos trucos de producción y grabación, entre ellos pequeños detalles que luego marcan la diferencia en el resultado final. Recuerdo escuchar música en el coche y entender muchos aspectos que hasta entonces me habían pasado desapercibidos. Y es que además de la producción Dean nos hizo también un seguimiento previo en el que nos ayudó a ajustar estribillos y partes de canciones, por lo que esa pre-producción al final resultó una de las claves para poder completar la grabación de la mejor manera posible. Fueron diez días de estudio consecutivos en los que Dean trabajó de media 10-12 horas por jornada, sin salir de la casa. Si eso no es tener pasión por lo que haces yo no sé lo que será.

¿Vivís enteramente de la música? ¿Tenéis que compatibilizarlo con otros trabajos?

No, todos tenemos otros trabajos que intentamos compatibilizar de la mejor manera posible con el hecho de ensayar tres tardes a la semana y tocar bastante en directo. Al final vivir de la música haciendo Rock en un país como España es una utopía y somos perfectamente conscientes de ello. De hecho todo el dinero que generamos lo reinvertimos en el grupo, y no es un objetivo vivir de la música, lo que por otro lado no quita para que nuestra intención sea llegar lo más alto posible.

¿Qué podemos esperar de vosotros en un escenario?

Podéis esperar sudor, rock, intensidad, actitud y magia. Nuestros directos son rituales colectivos en los que intentamos transmitir la intensidad con la que entendemos la música. Para nosotros no hay más opción que dejarnos la piel cada vez que nos subimos a un escenario.

Una banda que os haga flipar en la actualidad…

La verdad es que casi nunca hablamos de música. Somos como el personaje de “El lobo estepario” de Hermann Hesse que desaconsejaba hablar de música, porque lo importante es simplemente tocarla y observar las reacciones de la gente al hacerlo, hacer que disfruten. No sabría qué decirte, en mi caso no sigo mucho la actualidad musical. Pero os recomiendo bandas nacionales como Saturna, Santo Rostro, Crimson Stone, Acid Mess, Domo, … y muchas más que están poniendo el listón muy alto. Creo que hay que reivindicar el rock que se hace aquí, porque en muchos casos no tiene nada que envidiar al internacional.

Un deseo…

Seguir tocando como hasta la fecha y seguir cumpliendo sueños con The Wizards, después el tiempo dirá hasta dónde llegamos. Y seguir disfrutando y pasándolo bien, que para nosotros es lo más importante.

Para los seguidores de Mautorland ¿por qué deberían escuchar vuestra música?

Porque si les gusta el ROCK en general y con mayúsculas es muy probable que disfruten con The Wizards.
Un saludo de parte de los brujos y muchas gracias.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *