5 razones por las que dar una nueva oportunidad a “Lulu” (Lou Reed & Metallica)

No ha sido fácil encontrar estas razones para justificar una oportunidad a este álbum, aun así creo que es posible darle una nueva escucha y sacar algún que otro aspecto positivo. Lo imperfecto guarda dentro de sí muchas enseñanzas, nos detenemos muchas veces en lo formal y no buceamos en aspectos más cruciales que se encuentran en el fondo de la cuestión.

“Lulu” como tal, fue un verdadero fiasco. Un álbum que partiendo de una buena idea, se quedó a medio camino de lo que buscaba; ese fue su principal error.

En lo musical tampoco cuajó como debería haberlo hecho.  La voz de Lou Reed no encontró acomodo entre los riffs de Hetfield y cía, todo resultó enmarañado y sin vida.

Dicho todo esto, sabiendo de dónde partimos, podemos intentar sacar 5 razones para suavizar la terrible pena que pesa sobre este álbum, considerado una de los mayores fiascos musicales de la historia del metal.

1º La historia detrás del álbum.

Una buena historia puede dar a lugar a un buen álbum, aunque no siempre es así. Lo musical va por libre y la historia es un buen comienzo nada más. En este caso el relato que acompañaba a “Lulu” es de alto voltaje.

El álbum está basado en una ópera con el mismo nombre “Lulú”, creada por Alan Berg. Una historia que trata el mundo del erotismo femenino de una forma directa, cruda, anticipándose a su tiempo; estamos hablando de 1937.

Berg adaptó para su libreto operístico una obra en dos actos de Frank Wedekind, llamadas “La Caja de Pandora” y “El Espíritu de la Tierra”.

La narración del álbum se centra de manera conceptual enlos avatares de una bailarina, la cual ha padecido abusos sexuales y su carrera en el mundo artístico. Finalmente se entroncaría este personaje con el de Jack El Destripador.

2º El riesgo.

Lo más fácil para alguien como Metallica o Lou Reed era no arriesgar en sus carreras. Decidir crear un álbum conceptual, de corte operístico y con un desarrollo musical complejo, es digno de alabanza. Para crear hay que arriesgar, mejor muchas veces errar, que quedarse en la zona de confort para siempre.

3º Unirse a Lou Reed.

Para Metallica hubiera sido más fácil acercarse a un artista más en la línea de su música, un rockero de pro. No queremos decir que Lou Reed no fuera rockero, pero qué duda cabe que no se encontraba en la tesitura de artista en donde se maneja Metallica. La admiración de los de San Francisco posiblemente cegó a la banda en su elección, pero creo sinceramente que era una obra personal la que querían crear fuera de lo convencional.

4º La base musical es más que correcta.

Es cierto que la unión entre Reed y Metallica en lo musical no cuajó bien. Reed sobreactuaba en la manera de recitar los versos, ya que hacía eso exactamente, recitar sobre la base de la música de Metallica. Pero sí conseguimos abstraernos de la voz de Lou Reed, las composiciones creadas como recipiente de la declamación del artista neoyorkino, son buenas. Metallica destila profundidad, fuerza y destreza en las canciones, eso sí,cada uno va por su lado. El fallo de todo es que solo estaban juntos pero no entrelazados.

5º Una obra de vanguardia.

Creo que este álbum con el paso de los años ganará en calidad. “Lulu” representa una obra de arte de vanguardia, difícil de entender y de asimilar, a parte de los errores que contiene. A lo mejor no estábamos preparados para recibir un álbum de este tipo; el tiempo nos dará o nos quitará la razón.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *