Bandas nacionales del Download Festival: Los álbumes más odiados por The Wizards

The Wizards descargaran toda su furia “hevyata”, en el próximo Download Festival Madrid. Siempre se preguntan listas positivas, pero en esta ocasión nos hemos lanzado a preguntar cuáles son los discos que más odian; este es el resultado.

“For Those About To Rock” – AC/DC

Nunca hemos sido los mayores fans de AC/DC con Brian Johnson, exceptuando Back in Black. Nuestro primer contacto con la banda aussie fue el “Powerage”, a los 11 o 12 años, sobre finales de los 80. Lo cierto es que toda la etapa con el bueno de Bon Scott nos parece impecable, esos son los ACDC que disfrutamos de verdad. 

Cuando escuchamos “For those” ¡ la decepción fue mayúscula! Lo hemos intentado muchas veces, pero salvo un par de temas, este disco nos aburre como el primer día que lo escuchamos. Discos supuestamente inferiores como “Flick of the Switch” o “Fly on the Wall” nos parecen mucho más entretenidos, y “Back in Black” es sencillamente una obra maestra. Pero este disco, pese a ser un clásico, nunca nos enganchó, ¡y no habrá sido por no intentarlo!

“Roots” – Sepultura

Este es un disco que detestamos profundamente. Lo odiamos sin paliativos. Sepultura la terminaron de cagar del todo. Una banda con una evolución más que interesante, con discazos como “Schizophrenia”, “Beneath the Remains” o “Arise”  y que alcanzó su límite creativo con el más accesible pero excelente “Chaos AD” se iba a la mierda irremisiblemente. Cambiaron fiereza, velocidad y oscuridad por un rollo churrero tribal global, Max Cavalera dejó de ducharse y las camisetas amarillas de Brasil, las playeras Adidas y el puto chándal metal llegaron para quedarse y jodernos la vida a todos. 

“Virtual XI” – Iron Maiden

El segundo disco que Maiden grabó con el vocalista Blaze Bailey tras la marcha de Bruce Dickinson es un despropósito de principio a fin. Si el debut con Bailey, “X Factor”, ya supuso un trago difícil de pasar, este disco desciende en picado hasta el punto más bajo en la carrera de la Doncella. Temas flojísimos, producción plana, batería más plana aún, y todo aderezado con la insulsa voz de este señor que nadie sabe cómo consiguió entrar en Iron Maiden. Años duros para los fans de Harris y compañía, lejos de sus años de gloria y previos a su renacer posterior ya en el nuevo siglo. Una puta mierda con todas las letras. 

“Ram It Down” – Judas Priest

Tenemos que reconocer que somos grandes fans de Judas Priest, pero este disco es algo que nunca hemos podido tragar (tal vez a excepción de “I´m a rocker”). La batería es una caja de ritmos y la versión de Johnny B. Goode es horrible, además  creo que nunca hemos sido capaz de escucharlo entero. Incluso los dioses del metal son humanos y cometen fallos, y este disco es un grandísimo error en su carrera. Lo bueno es que luego te pones el “Defenders of the faith”  y se te olvida todo.

“Born Again” – Black Sabbath

Este disco suele considerarse un cagarro, pero para nosotros es un falso cagarro. De hecho, nos encanta. En 1983, tras la gloriosa etapa de Ozzy y dos excelentes discos con Dio, Tony Iommi se pilla un pedo con Ian Gillan y no se le ocurre otra cosa que proponerle cantar en un nuevo disco de Sabbath. El resultado es una compota maligna y dañina. Joder, este disco es el jodido Mal en persona. Disturbing the priest, motherfuckers!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *