Cuando éramos reyes: Sepultura (1991)

Hubo una época, no hace mucho en la que un grupo llegado de latinoamérica, en concreto Brasil, llegó a destronar a Metallica, Slayer y compañía del cetro del thrash metal mundial. Irrumpió como un elefante en una cacharrería en la escena, y aplastó con un disco y una gira mundial a todo el que se puso por delante. Me estoy refiriendo claro está a Sepultura, a su disco “Arise” y al tour que les llevó por todo el planeta erigiéndose en los dueños del cotarro por un corto periodo de tiempo.

Centremos un poco el tema, nos encontramos en pleno 1991, año en el que los brasileros lanzan su obra maestra “Arise”. Su fama en el mundo del metal extremo ya era considerable hasta esa fecha, su anterior disco “Beneath The Remains” ya les había colocado en una posición preferente, en la jerarquía de los sonidos más potentes de la escena mundial, pero sería con este “Arise” con el que directamente asaltarían trono del thrash metal apartando a Metallica (que ya lo abandonaban con su “Black Album”) y a unos Slayer en horas bajas.

El disco aunque guardaba la esencia de su anterior obra, ya dejaba entrever una mezcla mayor de estilos como el hardcore, gotas de punk e incluso la percusión latina de la que más tarde darían cuenta en temas como “Kaiowas” (de su disco “Chaos A.D”.) o el álbum “Roots”. Como productor tuvieron a Scott Burns que junto con Max Cavalera crearon un sonido brutal que quedó reflejado de manera increíble en el disco.

Este trabajo lo podríamos definir como el punto de inflexión en la carrera de Sepultura ,en la que ya se da entrada a nuevas variantes y abandonan ya de manera casi definitiva, realizar de manera exclusiva temas de corte death/thrash.

El disco se publicó y la reacción de la crítica fue muy positiva, se les ensalzó rápidamente. Llegaron a ser portada de Kerrang! salieron en revistas de corte pop como Melody Maker y NME. Melody Maker llegó a decir que los únicos rivales que ya tenía eran Slayer. Fue elegida mejor banda del mundo por la revista alemana Thrash por delante de Metallica y Slayer. Revistas como Metal Hammer, Rock Hard o Metal Forces cayeron rendidas a sus pies.

La gira que llevó a “Arise” por todo el mundo duró 2 años. Actuaron ante más de 70.000 personas en la edición brasileña de Rock In Rio. Su gira por Europa fue un éxito, gira que tuvo su punto culminante en Barcelona. En la mítica sala Zeleste realizaron un concierto épico que todavía se recuerda, de este show surgió la grabación en directo “Under Siege (Live In Barcelona)” editada en VHS un tesoro que todo buen metalero debería tener.

Todo el mundo cayó rendido a sus pies, la furia brasileña ya era una realidad. Brasil se ponía en el mapa del metal mundial. El país carioca ya era algo más que carnaval, samba y fútbol, 4 melenudos habían conseguido lo impensable, reinar en el mundo del metal.

Su reinado fue efímero, si bien con “Chaos A..D” mantuvieron bien el tipo, su siguiente disco “Roots” marca el declive de la banda, con la salida de Max Cavalera de la formación y posteriormente su hermano Igor. Ya nada fue igual, pero en esos años ellos fueron los reyes y nadie les discutió su importancia vital en la historia del metal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *