Ethan nos dicen adiós

No se como ponerme a escribir este artículo. No se como empezar, ni cómo enfrentarme a un papel en blanco por primera vez en muchos meses. 

Llevo toda mi vida acompañado por música. Desde hace algunos años la he vivido desde otra perspectiva, más cercana al músico, un “paso intermedio” como dice mi amigo chuxman, del que me acuerdo mucho mientras escribo este artículo, entre el público y el escenario. Eso me ha permitido acercarme a la persona que se sube al escenario. Ojo, no al músico, a la persona que se sube al escenario. 

Creo que hay algunas bandas con las que esa relación ha trascendido a lo meramente musical. Bandas como Ignis Anima, Helix Nebula, The Third Grade son más que grupos musicales en mis listas de reproducción y aunque considero que tengo muchos más amigos, creo que estos son parte de una familia elegida y creada alrededor del programa, de La Puerta de la Noche. 

Junto a estas tres bandas y casi al mismo tiempo, conocí a otro de esos grupos cuyos músicos formarán parte de esa familia elegida siempre. Ethan.  Creo que los conocí a todos en la misma época. 

Recuerdo el primer concierto que vi de Ethan, en la sala taboo. Era la presentación de Txechu. 14 de Junio del 2014. Recuerdo el último concierto que ví de Ethan. 19 de Octubre del 2019. Sala Sirocco. Celebraban su décimo aniversario y tuve la suerte de presentar ese concierto. De ir hilando las canciones y haciendo un repaso por esos diez años de vida. 

Cinco años de diferencia entre el primero y el último. Recuerdo muchos conciertos de Ethan. Los he visto … no se cuantas veces. He perdido la cuenta. Recuerdo muchos de ellos. Viajes. Momentos. Porque Ethan ha sido para mí más que músicos, más que amigos, más que familia elegida. Han sido compañeros,  banda sonora. He gritado con su familia de sangre “En el barro”, he llorado, he cantado, he vivido con Ethan

Ayer publicaron en sus redes sociales que Ethan “moría”  y yo, como cuando te deja un amigo de forma inesperada, me quedo frio, aún no lo he asumido. Ellos dicen que no saben si volverá o no, como un espectro, pero yo creo que no se irán nunca, porque como dice la frase “no muere quien no se olvida” y es imposible que la música de Ethan deje de acompañarme en mi día a día. 

“Requiem”, “Animal”, “Zen”, “El laberinto de Cain” “Duelo de Orgullo”  “Aprender de mi” “Resiste” y sobre todo “En el barro” son parte de mi.  Hace tiempo hablaba de canciones que se meten en tu vida, que forman parte de tu existencia, que parece que hablan de ti, de tus problemas o de tus pensamientos

Así que, no. Ethan no se va. Seguiremos escuchando vuestros discos, vuestras canciones y con vosotros, mis amigos, mis hermanos elegidos, nos seguiremos viendo y tomando cañas o riendo, o llorando… lo que toque. 

Van cayendo días de vacio y soledad y sin tí mañana ha pasado ya

Ojalá tuviese el poder con solo querer 

Por más que lo intento 

No soy capaz de traer de vuelta a los muertos

Ojalá tuviese el poder 

Ojalá tuviese el poder

Ojalá tuviese el poder

Ojalá estuvieses también

One Reply to “Ethan nos dicen adiós”

  1. Avatar
    Varas

    En shock ando aun, con Ethan se cierra otra etapa de mi vida, porque su música ha trascendido esa barrera que separa vida y música, para pasar a ser una.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *