La paciencia de los sabios

Paciencia: “Capacidad de sufrir y tolerar desgracias y adversidades o cosas molestas u ofensivas, con fortaleza, sin quejarse ni rebelarse“.

Esta sin duda podría ser una buena definición para la paciencia. Una virtud que en estos tiempos prácticamente ha desaparecido. Ante la realidad tan adversa que nos ha tocado vivir, ejercer o tener paciencia es harto complicado. Tienes que tener una mente bastante bien amueblada, temple y visión de futuro; nada fácil insisto.

Si hay un personaje mediático que últimamente nos está dando demostraciones de altos grados de paciencia, es sin lugar a dudas Fernando Simón. Este  médico epidemiólogo, director desde 2012 del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, se ha convertido en parte de nuestras vidas de la noche a la mañana. Cada día nos asomamos a nuestras pantallas para asistir a su discurso cauto, pausado y lleno de conocimiento sobre el devenir de la epidemia del coronavirus en nuestro país. Simón ha adquirido para gran parte de la población el halo de “gurú”, sus palabras sosegadas son muchas veces un bálsamo ante tanta mala noticia.

No hay que ser muy listo, para saber que Simón no es perfecto. Por si no lo sabíais es un ser humano, que comete errores, algunos de ellos se han cometido en la gestión de esta pandemia, pero lo que nos seduce de él es su sinceridad y paciencia.

Hace unos días nos demostró que lo aceptamos mucho mejor si nos es sincero. Pero no solo a él, a cualquiera. Sorprendió a todo el mundo al reconocer que no sabía contestar con certeza una pregunta hecha por un periodista. Prometió estudiar el caso, y así lo hizo, al día siguiente vino con la lección aprendida. En este mundo tan falso y lleno de faroles, cosas así se agradecen.

La paciencia en Simón es su gran baza. Seguramente le sea venida por su sapiencia, por su capacidad de estudio y razonamiento, simplemente por ser un sabio en su materia. Lo que si es cierto, es que la ejerce y de manera natural.

No pierde la compostura ante preguntas que desafían la inteligencia de cualquiera. Muchas veces el periodismo de nuestro país va en busca de lo efectista en vez de lo efectivo, y allí está Fernando Simón impertérrito contestando e intentado hacer razonar al periodista y de paso a todo el país, lo ridícula de su pregunta y lo absurdo a su vez de su planteamiento.

No es fácil lo que hace este señor. No solo aguanta la presión interna del Gobierno y de la oposición, si no que además se somete todos los días a la opinión pública como si se tratara de un tribunal de la Santa Inquisición.

Si todo cultiváramos la paciencia necesaria ante los avatares de nuestra vida, otro gallo nos cantaría. Me niego a pensar que solo los sabios la poseen, creo que la lectura es al revés, hagámonos algo sabios para poder ser pacientes.

Aderezo este artículo con el tema de Guns N’ Roses, “Patience”. Un tema dedicado a la paciencia, desde el punto de vista de una relación sentimental; posiblemente el lugar en el que más saber estar e inteligencia emocional se necesita.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *