“Senderos de Traición”: Héroes del Silencio se visten de rock

Parece que fue ayer cuando se podía oír en las radio fórmulas de este país, los primeros acordes eléctricos del tema “Entre Dos Tierras”, dando el pistoletazo de salida a la llegada de Héroes del Silencio al rock y de paso a convertirse en unas estrellas.

Tras comenzar con buen pie su carrera discográfica con “Mar Adentro”, Enrique Bunbury y cía dieron un volantazo a su manera de concebir la música. Si bien el giro no fue copernicano, el aroma pop-gótico de su primer álbum, daba paso a una toma de contacto total con sonidos más fuertes, que les situaron de lleno en el punto de mira de los aficionados al rock de este país y del extranjero.

Héroes del Silencio paradójicamente se convirtió en un grupo en tierra de nadie, denostado por los poperos, por los “true” rockeros y no digamos por los heavys. Sus enemigos los veían como una “rara avis” que planeaba por la escena nacional sin saber muy bien como etiquetarlos. La banda consiguió a mi parecer algo muy importante, crear una base de fans muy leal, gente en principio abierta de miras, que nos les importaba ver que se habían pasado del pop al rock sin pestañear en un sólo disco.

Héroes del Silencio arriesgó y triunfó, con un puñado de temas de base rockera, con muchas influencias de grupos como The Cult, The Mission etc…, que les llevó a lo más alto de las listas españolas, siendo este disco el primer número 1 absoluto de la banda.

“Senderos de Traición” no sólo les coronó como los reyes del rock del país, sino que les abrió de manera sorprendente las puertas de Europa, para entrar en las listas de éxitos alemanas, algo inconcebible en esa época, para un disco con un sonido y una estética tan personal y sobre todo cantado en español.

Mucha culpa de todo esto tuvo el productor, Phil Manzanera, el ex- Roxy Music, dio en el clavo de como se tenían que grabar las canciones que componían el disco. El sonido era impecable, todo cuadraba a la perfección.

El giro de Héroes, también se produce a nivel letrístico, si bien en su primer álbum ya se vislumbraba que la palabra iba a ser la mayor fuerza de la banda, en este segundo disco su mensaje se vuelve aún más profundo tocando temas como las drogas, la ira, la tristeza etc…

Todavía recuerdo la actuación de la banda en el mítico programa de televisión española, “Un, Dos,Tres” , interpretando la obra maestra “Con Nombre de Guerra”. Si salías en ese espacio televisivo ya habías tocado techo por estos lares.

Sobre el disco ya a estas alturas poco que decir. Temas que pasarán a la historia del rock de este país, empezando con “Entre Dos Tierras” que enlazaba con la soberbia “Maldito Duende” (tema versionado hasta por Raphael), pasando por la emotiva “La Carta”, la rencorosa “Malas Intenciones”, la intro “Sal” que daba paso a la existencialista “Senda”, y así hasta llegar a la alucinógena “Hechizo, que nos adentraba en la religiosidad de “Oración”, para ver la luz con “Despertar” y caer estrepitosamente con “Decadencia”, cayendo finalmente en los brazos de una mujer fatal en “Con Nombre de Guerra”. Posteriormente en ediciones especiales se incluiría el tema “El Cuadro II”.

Disco mítico que representó un antes y un después en la carrera del grupo zaragozano, ya todo no fue igual para ellos, se habían convertidos en estrellas y cada uno lo asumió a su manera. La figura de Bunbury empezó a crecer de manera más fuerte que la de sus compañeros; pero eso es otra historia que no contaremos aquí.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *