Sesenta y cinco años de la explosión de Elvis Presley en televisión

El 5 de junio de 1956 Elvis Presley hizo su más polémica actuación para televisión. No era su primera aparición pero fue la primera en la que se deshizo de la guitarra y actuó como un front-man. Sus movimientos obscenos en horario de máxima audiencia fueron muy criticados. Comenzaba el fenómeno Elvis.


Si el condensador de fluzo fuera una realidad en 2021 que permitiera los viajes en el tiempo, igual podríamos alquilar un delorean, darnos una vuelta para salir de la rutina pandémica y visitar el 12 de noviembre de 1955 de la película. La noche del rayo en la que Marty por fin vuelve al futuro (o al presente). Saludos Doc, buen trabajo.


Y si decidimos pasar un rato en noviembre de 1955 y viajamos hasta Memphis, Tennessee, nueve días después podríamos colarnos en las oficinas de Sun Records. Allí un joven Elvis Presley firma un contrato con RCA mediante el cual también accede a que el coronel Tom Parker le represente legalmente. Muy a pesar de las reticencias de su descubridor Sam Phillips, dueño de la compañía en cuyas instalaciones grabó Elvis sus primeros singles.


Otra fecha importante para comprender el impacto de Elvis es el 5 de junio de 1956. Ese día fue su segunda actuación en el programa de Milton Berle. Ya había realizado algunas actuaciones para televisión ese año en el programa de Tommy Dorsey, pero su figura estaba en ascenso, y cada vez era mayor la expectación, así que cada vez tenía más audiencia, más seguidores y detractores.


Milton Berle era un cómico que venía del cine mudo y de la radio, y es considerado una de las primeras estrellas de la televisión de la época. Pero en 1956 su show perdía audiencia, al igual que el de Dorsey: una nueva generación estaba aflorando y sus gustos no coincidían con el de las anteriores. Berle había tenido problemas con los patrocinadores al enfrentarse a ellos por no querer contratar artistas negros, y su show cambió varias veces de nombre y formato tratando de adaptarse a los tiempos.


Elvis había actuado en el show de Milton en abril de ese año, interpretando junto a su banda (Scotty Moore, Bill Black, DJ Fontana) los temas “Heartbreak hotel” y “Blue suede shoes”, temas que estaban rápidamente escalando puestos en las listas de éxitos. Pero para esa actuación del 5 de junio Elvis preparó la adaptación de “Hound dog”, un tema escrito por Leiber y Stoller para Big Mama Thornton que Elvis vió interpretar a Freddie Bell and the Bellboys dos meses antes. Le encantó cómo la hacían, así que la adaptó de forma parecida.


Las veces anteriores que había salido en televisión había llamado mucho la atención, pero habían sido algo más encorsetadas. Planos cortos, guitarra en mano, numerosas baladas… La primera vez que cantó “Hound dog” no utilizó la guitarra así que su actuación fue más física que otras veces, bailaba sin parar, arrastraba el micrófono, no paraba, y sobre todo su típica interacción con la audiencia que hacía que no pudieras quitar los ojos de la pantalla. Porque por aquel entonces, la televisión era la única pantalla, y su alcance era inmenso.

La actuación vista ahora no parece en absoluto tan escandalosa (con los tiempos que corren lo que resulta alarmante es tanta ingenuidad), pero para la mentalidad estadounidense de 1956 fue bastante reprobable. Los movimientos de cadera tan acentuados y esa expresividad animal sugerían unos impulsos sexuales que escandalizaron a los bienpensantes de la época. Asociaciones de padres, líderes religiosos, conservadores de muchos sectores de la sociedad no vieron bien el desenfreno de lo que se empezaba a llamar entonces rock and roll y que en ese mismo momento tenía a Elvis Presley como punta de lanza. Elvis no era el único ni fue el primero, pero era el que había roto más barreras, y uno de los más dispuestos a conseguirlo.


-”Con tus actuaciones creaste una histeria en masa entre el público adolescente. ¿Es tu forma de moverte una respuesta involuntaria a esa histeria?
-¿Involuntaria?
-Sí.
-Soy consciente de lo que hago en todo momento, es solo cómo me siento. -¿Crees que has aprendido algo de las críticas?
-No, no lo he hecho.
-¿Nada?
-No, porque no siento que esté haciendo nada malo”.


Elvis cogió el gospel, el bluegrass y el country & western, lo agitó, y lo entregó a un público blanco que reaccionó de muy diversas maneras, y era algo que muchos de ellos no estaban preparados para ver. Algunos no vieron un asunto mezcla de géneros musicales. Era una cosa de mezcla de razas.


Elvis era un fanático del gospel. Con su madre había ido muchas veces a la iglesia solo por ver las interpretaciones musicales, y siguió yendo solo muchos años después. Algo debió de marcarle de aquel ambiente febril porque sus conciertos siempre tendrían algo de ese éxtasis religioso. Ese tipo de emociones tan animales no eran bien consideradas, sobre todo entre la mayoría del público blanco.


En entrevistas de la época se puede ver a un hombre criticando la influencia de Elvis en la sociedad con pancartas detrás donde se lee: “Mixing races is communism” (“La mezcla de razas es comunismo”). Ese era el nivel de segregación racial de la época.


Hemos avanzado. ¿O no?


Muchos músicos en el futuro marcarían alguna actuación de Elvis en televisión como un punto de inflexión en su vida, como Bruce Springsteen. En su biografía le dedica un capítulo a describir lo que sintió cuando vió la actuación para el programa de Ed Sullivan, en octubre de ese mismo año.
Pero la de junio fue más controvertida por ser su actuación más desinhibida hasta la fecha. Generó tanta atracción como resistencia. El programa de Milton fue cancelado debido a las presiones de diversos sectores: patrocinadores, empresarios, sector de la audiencia… pero el impactó de su actuación en la mente de aquellos que no pudieron resistirse duraría mucho tiempo y fue solo el comienzo de la carrera de un joven Elvis que aún tendría mucho que ofrecer.

2 Replies to “Sesenta y cinco años de la explosión de Elvis Presley en televisión”

  1. Avatar
    Carlos

    Agradecido por un artículo que nos sumerge en la historia del rock and roll, con una prosa rítmica, verbo cómico ingenioso y capacidad para ironizar sobre los tiempos agitados que vivimos.
    No conozco a este tío, pero no me importaría tomarme unas cervezas con el mientras escuchamos al rey.

  2. Avatar
    David

    Genial artículo. Todos conocemos a Elvis, pero yo, personalmente, no sabía mucho de sus primeros pasos, muy interesante y muy ameno!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *