Sperm, la estrella fugaz del grunge español

La siguiente historia podría ser el guión de una película americana sobre bandas de rock dirigida por el mismísimo Oliver Stone, pero nada más lejos de la realidad, ocurrió en Andalucía, Córdoba, cerca de casa. 

Corría el año 2000 cuando unos colegas me propusieron ir a ver un concierto a Córdoba, más por hacer algo distinto y salir de la rutina del pueblo, que por un interés concreto en la actuación en sí. Tocaba Sperm, una banda emergente en el panorama cordobés que al parecer estaban despuntando, ninguno teníamos más información sobre aquel grupo. Aquella era esa época en la que uno iba a conciertos sin una escucha  previa de la banda en  cuestión, no había bandcamp, ni Spotify, ni nada por el estilo. Así que aquel tipo de conciertos era siempre un descubrimiento, una sorpresa, para bien o para mal. La sala era pequeña, apenas un pub mal estructurado y oscuro, mal iluminado, atestado de humo y personas con ganas de pasar un buen rato, un lugar propicio para el rock. Recuerdo que la banda subió al pequeño escenario, apenas de la altura de un escalón y se hizo el silencio. El trío estaba comprimido en aquella estrecha plataforma y la sala estaba llena de gente expectante. No voy a hacer una crónica del concierto, porque ni ya es el momento de eso, ni es lo que pretendo con esta entrada, pero sí decir que tengo un gran recuerdo de esa noche. Tocaron temas propios que sorprendieron a todos los asistentes, canciones de corte grunge y sonido sucio, crudo. Por aquella época, con dieciséis años, mis amigos y yo estábamos inmersos en la ola tardía de Nirvana y flipamos mucho cuando versionaron School para finalizar la actuación. Nos gustó tanto el concierto que compramos cada uno un cd de la banda, el álbum que estaban presentando titulado “Product Me”.


Mucho tiempo después, aún hoy día, de vez en cuando recordamos aquella noche.

A raíz de aquel día me preocupé un poco por la biografía y la trayectoria de la banda y lo que descubrí me sorprendió mucho.

Año 1997, Córdoba. Tres jóvenes, provenientes de distintas bandas de la escena local (entre ellas Horror Vacui), deciden juntarse para divertirse haciendo un grupo de versiones.

Sperm son Samuel Titos (voz y guitarra), Javi (bajo) y Alfredo (batería). En 1998 graban su primera maqueta, un trabajo de cuatro temas que presentan a varios concursos y entregan en distintas salas, pero tienen problemas para participar y hacerse un hueco en el panorama del pop-rock cordobés y andaluz. El sonido de esta primera maqueta tiene oscuras y profundas raíces en el “Bleach” de Nirvana, aunque se intuye también la influencia de bandas como Gang of Four o The Replacement en el acabado de su sonido.

En 1998 la banda acude como parte del público a un concierto de Dover en Sevilla y durante la actuación lanzan, medio en broma, su maqueta (Un cassette) al escenario, con un número de teléfono, sin esperar realmente nada provechoso de aquella acción, salvo la euforia del momento. Dos semanas más tarde sonó el teléfono y Dover invita a Sperm a tocar con ellos en un par de conciertos durante la gira Devil come todo me tour ’98, siendo estas dos veces las primeras que actúa la banda en directo. A principios de 1999 la banda es seleccionada en la XIV muestra pop-rock de Córdoba y graban un cd con varias bandas. En esa época Sperm centra sus conciertos en tener directo más potente que perfecto, algo que a lo largo de su fugaz trayectoria pesa sobre la formación. También en 1999 la banda firma con el sello de Dover, Loli Jackson Records,  para incluir dos temas en un recopilatorio llamado The power of Dolores, gracias al cual, Sperm, logra telonear a The Offspring en su visita a España y a sonar habitualmente en Radio 3 y canal sur radio.

A uno de sus directos acude el famoso productor musical Barret Jones (Nirvana, Foo Fighters, Dover, Jawbox, Bush, Melvins etc…). Quien se ofrece a grabar su primer trabajo en su estudio personal en Seattle. El resultado fue “Product Me”, trabajo que pese un gran resultado musical, tuvo poca aceptación, o mala distribución. Grabaron un segundo disco titulado Punk Rock, producido por Daniel Alcover. Pese a ser un buen trabajo, su escasa incidencia en el mercado, hace que la banda se separe. Lo cual, a mi parecer fue una verdadera pena.

Hoy en día Samuel Titos, trabaja en un proyecto humilde junto a Amparo Llanos, llamado New Day, antes fue bajista con Dover desde 2005. 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *