“Under Pressure”, la joya de la corona de Queen en su peor disco

Resulta curioso ver como una obra maestra puede ubicarse en un disco malo, o flojo para no ser tan taxativos. Son ocasiones en el que la canción supera al disco, y se independiza formando su propio mundo, trascendiendo su ubicación y pasa a formar parte del imaginario colectivo; eso es lo que le ocurrió a “Under Pressure” de los británicos Queen.

Debemos viajar en el tiempo hasta 1981, al estudio Montreux, en Suiza, allí se encontraban Bowie y Queen. Todo estaba preparado para que el “Duque Blanco”, hiciera los coros para el tema “Cool Cat”, que pertenecería al álbum “Hot Space”, disco en el que estaba trabajando la formación inglesa, y que fue posteriormente lanzado en 1982. La cosa no fue bien al principio, no estaban satisfechos de como estaba quedando la aportación de Bowie en los coros, y decidieron dejar esta colaboración. Pero lo mejor estaba por llegar.
Queen y Bowie decidieron seguir adelante, estaban interesados en hacer algo. Solo hay que recordar que en esa época, Bowie y Mercury, eran las mayores estrellas de la música del planeta, y un enlace “romántico-musical” les vendría de perlas para sus respectivas carreras.

La creación del tema “Under Pressure”, surgió de manera totalmente espontánea. Empezaron a improvisar sobre la base musical de otro corte, inconcluso todavía, llamado “Feel Like”. Biógrafos de Bowie indican, que él fue quien aportó la letra del tema , que en un principio iba a llamarse “People On The Streets”. La melodía vocal finalmente fue improvisada por Bowie y Mercury, dejando entrar palabras ininteligibles que arropaban el sentido de la canción.

Con respecto al celebérrimo bajo que hace de intro al tema, en principio parece que hay que atribuírselo al bajista de la banda John Deacon, el propio bajista llegó a atribuir dicho mérito a Bowie, para después desmentir esto en otras entrevistas el resto de compañeros del grupo, atribuyendo el mérito a Deacon. Sea como fuere, fue fruto de la colaboración de todos, y así se establece en los créditos del tema.

Debemos destacar la aportación de Roger Taylor, batería de Queen, que estuvo de enlace entre las dos “prima donnas”, para que todo fluyera adecuadamente y los egos no chocaran. Dichos egos estuvieron a punto de llevar al traste la creación final del tema, ya que Bowie no quedó satisfecho con la primera mezcla del tema y quiso empezar todo de nuevo. Finalmente se hizo entre Taylor y Mercury junto con el ingeniero Reinhold Mack.
Con respecto al tema en sí, la canción navega entre las dos voces de Bowie y Mercury, como un barco entre dos océanos inmensos. El contrapunto que se dan cada uno es perfecto, desembocando en un final épico, emocionante e inmortal. Siempre te quedan en el cerebro esos chasquidos de dedos, que se van alejando y que siempre estas deseando de que lleguen de nuevo.

Se han hecho múltiples versiones del tema, pero sin lugar a dudas me quedo la que hicieron en el concierto de homenaje a Freddie Mercury, el propio Bowie y Annie Lennox, en un momento que pasará a la historia de la música.

“Under Pressure”, un tema atemporal, que estuvo encorsetado en “Hot Space”, el álbum para muchos más flojo de Queen, pero al que superó, y que terminó por convertirse en una de las canciones más importantes de Queen y de la historia del rock.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *