Aquella noche de verano con Pearl Jam

La última vez que vi en directo a Pearl Jam, fue en el concierto que dieron en el Olimpic de Badalona con motivo de la gira de presentación de su álbum homónimo editado en 2006. Hacía pues la friolera de 12 años que nos los tenía ante mí.

Una de las dudas que me rondaban por mi cabeza era saber si estarían al nivel del concierto que presencié hace más de una década. Los años no pasan en balde, nos hacemos mayores y las energías se van diluyendo en el mar que es la vida; desde el primer minuto del concierto de anoche en el Palau Sant Jordi mis dudas se disiparon.

Con un pequeño retraso de unos 10 minutos apareció toda la banda con la parsimonia que les caracteriza al empezar un show. Ellos parecen entrar de puntillas en tu vida, para después revolucionarte e irse con la misma humildad con la que llegaron.

Escenario sobrio, con lámparas esféricas colgando del techo, más dos pantallas de vídeo a cada lado para que nadie se perdiera el espectáculo.

Digo espectáculo porque lo que dieron ayer Pearl Jam fue algo soberbio. Una banda que te hace sentir que está tocando solo para ti ante miles de personas. Son capaces como nadie de hacer fluir un buen rollo entre ellos y su audiencia, que raya lo íntimo dentro de un recinto con miles de personas.

El comienzo fue sorprendente, dentro de la tónica de ir variando el set list a lo largo del tour mundial que están haciendo, arrancaron con el tema “The Long Road”, cara B del single “Merkin Ball” de 1995. Con el respetable entregado llegó “Elderly Woman Behind The Counter In A Small Town” y ya nos tuvieron enganchados toda la noche.

La triada compuesta por “Corduroy”,  “Hail Hail” y “MindYour Manners” calentó el pabellón de manera brutal; la maquinaria de Pearl Jam ya estaba engrasada y todo iba a ir viento en popa.

Como siempre debemos destacar el alma de la banda, que no es otro que Eddie Vedder. Tras el tema “Do TheEvolution”, el vocalista sacó unos folios para empezar a hablar en castellano al respetable, incluso haciendo chistes sobre la eliminación de España en el Mundial a manos de Rusia, diciendo que el partido había sido una mierda. Su carisma es infinito y pocos artistas transmiten tanta autenticidad como él. En otros pasajes de la noche se dirigió al respetable hablando de su amor hacia el prójimo, su admiración por Gaudí y Barcelona etc…

Platos fuertes de la velada fueron “Given To Fly”, “EvenFLow, con un Mike McCready entregado con el público haciendo solos de órdago, etc… Bonita dedicatoria la que hicieron a un fan mexicano llamado Israel que murió hace poco por una enfermedad, el tema elegido fue “Oceans”.

Uno de los puntos álgidos de la noche fue otra dedicatoria esta vez a las mujeres con el tema “Daughter; el PalauSant Jordi ya estaba rendido a sus pies. Tras este momento íntimo llegaron dos bombazos en forma de “Go” y “Jeremy” que pusieron el pabellón patas arriba.

Antes de entrar en la primera tanda de bises tocaron “StateOf Love And Trust” y la maravillosa “Porch”.

Tras parar unos minutos regresaron creando un espacio acústico e íntimo para interpretar Vedder con el ukelele “Sleeping By Myself”. Siguieron con este ambiente cercano con los cortes “Come Back” y “Lightning Bolt” tema que da título a su último álbum.

Con “Black”, “Once” y “Rearviewmirror” llegó la locura, el calor era insoportable pero ver a Pearl Jam merecía la pena todo tipo de padecimientos.

De la segunda y última tanda de bises me quedo con “Better Man”, un himno que cada vez suena mejor en directo, la bandera de Pearl Jam “Alive” y el cover de TheWho “Baba O’ Riley” que desembocó en el final con el temazo “Yellow Ledbetter”.

Concierto maravilloso de Pearl Jam en el Palau Sant Jordi de Barcelona. Una muesca más en el disco duro de mi cerebro. Experiencia fantástica ante uno de los mejores grupos de la historia del rock.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *