Crónica: La Cadena Psych/Malabriega/Grajo (18/5/19 – Sala Even – Sevilla)

Un sorprendente viento se levanta en el atardecer sevillano. Nubes indecisas partiendo el cielo por la mitad, y una multitud delante de la sala Even. Ya estaba bien de cerveza en el bar de la esquina. Con la barriga llena nos apresuramos hacia una de las puntas del tridente musical hispalense, completado por las salas La Calle y X, casi grutas subterráneas entre bares y talleres de coches.

Una vez dentro, caldeando el ambiente se encuentra La Cadena Psych, una banda, cuanto menos, polifacética. Siempre en el terreno progresivo, su directo atrapa entre tiempos complejos y voces lejanas, salpicados de guitarras y teclados entrelazados. El peso de mastodóntica estructura que es La Cadena Psych se reparte entre estos instrumentos, la ausencia de bajo no supone un problema y la banda no pierde en graves. Como si Tool y Alice in Chains quedasen para improvisar algo de Pink Floyd. La Cadena Psych es ocasiones rock, en ocasiones metal, pero siempre sorprende.

Continuaba la velada Malabriega, conjunto también sevillano que ejercía el mestizaje entre los elementos clásicos del flamenco y la instrumentación de una banda de rock. Obligatoria la comparación con clásicos del género como Triana, Alameda o Cai. Sin duda es de agradecer que un género como es el rock andaluz no haya caído en el olvido a día de hoy, casi 50 años después de su apogeo. Malabriega deleitó a un público entregado con un ejercicio estilístico, con influencias del progresivo clásico de nuestra tierra y de los años 70, pasadas por un filtro algo más moderno.

Por último, cerrando la noche, el escenario se llenó de velas para acoger a la última banda, Grajo. Uno de los pocos ejemplos de doom metal en Andalucía, los cordobeses mostraron cómo crear una atmósfera pesada y densa. Hipnóticos, es de agradecer la presencia de una voz femenina en el género. El movimiento de cabeza era inevitable, y contagió, como no podía ser de otra manera, a toda la sala. Pero que las Gibson graves y los tempos lentos no hagan caer al lector en estereotipos. Grajo no son una más de las bandas que conforman este resurgir del stoner y el doom, que parece ya interminable. Pese a una clara influencia de Electric Wizard, Grajo se muestran más refinados que sus coetáneos, poniendo gran mimo a la hora de construir paisajes y escogiendo muchas veces el uso de cambios de dinámica extremos para realzar melodías muy psicodélicas. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *