Creative Live by CM: Aurora Beltrán

La primera vez que conocí a Aurora Beltrán fue en los ensayos generales que Mägo de Oz celebró en la Plaza de Toros de Las Ventas (Madrid) unos días antes de su concierto. Corría el verano del 2006. Ella era una de las invitadas estelares para ese show tan especial. ¿Su tema? “La Cantata del diablo”. Su colaboración fue de enmarcar tanto en el disco “Gaia II” como en directo esa noche. Se metió literalmente el público en el bolsillo. La intensidad del concierto era muy alta y no era fácil.

Mi primera sensación al verla sobre el escenario fue de alucinar. Una rockera de pies a cabeza, con una personalidad aplastante, auténtica. Después volvimos a coincidir un par de años. Esta vez en un concierto benéfico bajo el nombre de “300 segundos”. Un festival a favor de la Asociación APASCIDE. Actuación que retrato en esta foto. El cartel contenía más de 25 artistas. Miguel Bosé, Revólver, Edurne, David DeMaría, Josemi Carmona, Shuarma…

Por mi objetivo habían pasado ya esa noche artistas de gran nivel. La luz era magnífica. Lo estaba disfrutando. Miriam Díaz Aroca presentaba el evento. Esta vez anunció a la siguiente artista: – “Aurora Beltrán”, gritó.

Y allí estaba ella. Esta vez saltó al escenario arropada exclusivamente con su acústica. Solo su voz, rasgada como las notas de su guitarra. Me volvió a llamar la atención su valentía. Quizás es la palabra que mejor la defina. Como artista y como persona. Consecuente con sus ideas, con su manera de interpretar. La música es su vida y lo siente, lo vive y eso se nota y se transmite… ya sea delante de cientos o de miles. Cuatro o cinco canciones, no recuerdo bien, fueron suficientes esa noche para ganarse a un público de lo más variopinto. Probablemente de los más difíciles, por su variedad. Es lo que sucede cuando el cartel es dispar. Intenté retratar sus ojos azules y ese gesto en su mirada limpia, sincera. Espero que así lo transmita mi fotografía de esta segunda entrega de CREATIVE LIVE, esta vez con Aurora Beltrán como protagonista. 

Hace unos días volvió a reunirse con su banda Tahúres Zurdos de manera puntual para aportar su granito de arena por una buena causa. Un show benéfico de una formación que se inició en el año 1987 y que su vuelta ha gozado de gran repercusión.

Mientras miráis esta fotografía, os recomiendo que escuchéis su nuevo disco “Usiana”. Disfrutad de su voz, de esa belleza musical que le caracteriza, como su mirada, azul. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *