Creative Live By CM: Manuel Martínez

Cómo explicar esa gratificante sensación cuando un artista deja en tus manos la ilustración de su nueva obra. Esta se acentúa cuando la confianza es continuada. Tengo tanto que agradecer a Manuel Martínez que no tendría vida para pagárselo. 

El camino comenzó con la Biografía Oficial de su banda, Medina Azahara. 

“De Córdoba al mundo” fue el título.  Bonito comienzo.

Más tarde lo hice con su Biografía Oficial “Confesiones de un roquero andaluz”, que además de fotografiar e ilustrar, conjugué con mi humilde faceta como escritora.  

De nuevo la historia se repite, al igual que esa placentera sensación que se mezcla con esa temblorosa responsabilidad. Tuve tiempo para pensar, imaginar, crear, idear… No lo tenía del todo claro, o sí… Un cúmulo de ideas rondaban mi cabeza a punto de explosionar durante mi viaje Madrid – Córdoba. Era allí en la ciudad andaluza donde haría las fotos para su nuevo disco “Las hojas de otoño”. El día anterior a la sesión de fotos, Manuel me pinchó el disco. Tema a tema. Y flipé. Flipe de verdad con la calidad musical del mismo. Según pasaban uno a uno los temas en su mp3 crecía en mí esa incertidumbre y responsabilidad anteriormente mencionada.

Me ratifico lo que ya he manifestado en alguna entrevista. Es muy fácil trabajar con Manuel Martínez. Por su sencillez, su creatividad, su carisma. No todos los artistas tienen esa humildad a la par que grandiosidad. Se trata de una difícil combinación difícil de mantener.

Después de unas incesantes risas durante la sesión fotográfica con Manuel y sus compañeros que le acompañan en este viaje en su segundo disco en solitario, paramos a tomar aire y así revisar todas fotos.  Allí estaban todos, Nacho Santiago, Manuel Ibáñez,  Adrián Phoenix y Álvaro Coronado. Gracias a los cuatro por el buen rollo.

Una vez revisadas y elegidas las fotos que irían en el libreto, disco y promoción, vi a Manuel dispuesto a revisar las letras de todos los temas. Quedaban sólo unos días para que el disco marchara a fábrica. Él quería que todo estuviera perfecto. Antes de guardar la cámara y recoger todo el material decidí inmortalizar el momento. Creo que esta imagen en concreto formará parte de la historia de Manuel Martínez como compositor. Otro granito de arena más.

Quisiera terminar esta publicación como comienza la nota de autor impresa en su Biografía personal “Confesiones de un roquero andaluz”:

Si alguna vez pensé en adentrarme en el mundo de la música a través de mi cámara fue para retratar y sentirme cerca de ARTISTAS como él…”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *