“Manifiesto Redneck”, en defensa de una clase social marginada

 

Jim Goad autor de “Manifiesto Redneck”, fue premonitorio con este libro. La obra se escribió nada menos que hace más de 20 años, en 1997 para ser exactos, y se adelantó a vaticinar a su manera lo que pasaría en EEUU en años posteriores y el advenimiento de la era Trump.

Este ensayo parte de la premisa de tener al autor de la obra de parte de esta clase social norteamericana denominada “redneck”, “white thrash” o “hillbillie”; está de su parte porque simplemente es uno de ellos.

Una parte de la sociedad norteamericana sistemáticamente castigada durante siglos, y que recibe continuamente el desprecio del resto de ciudadanos de su nación, y parte del extranjero, al poner sobre sus cabezas el estigma del paria, del desclasado sin futuro.

Goad se erige como guía resentido y dolido por el trato recibido durante tanto tiempo, abordando este ensayo como algo personal, derrochando furia y sin dejar títere sin cabeza. Pero cuidado, no todo lo deja a la víscera, la obra aparece muy documentada históricamente y todo su relato lo apoya sobre ella. Todo como decimos en un tono nihilista y destroyer que hace que su prosa llegue de manera directa a tu cerebro, como la droga dura.

Su denuncia se basa en el brutal clasismo de la sociedad norteamericana sobre los rednecks y todo lo que les rodea. Hace hincapié en que el verdadero racismo parte del descrédito de ciertas clases sociales, en definitiva tanto tienes tanto vales.

A la basura blanca como tal se le desprecia por el hecho de serla. Se le puede insultar y vejar y no pasa nada. Lo políticamente correcto es no ser racista con negros e hispanos, los hillbillies quedan fuera de esta distinción.

Los rednecks se nos han pintado desde el propio EEUU como criaturas inmundas, protagonistas de películas de terror, animales que forman familias sin futuro y cerca de cualquier práctica depravada; la última mierda de la sociedad.

Es interesante contemplar lo bien armado que está su relato desde el punto de vista histórico. La esclavitud no solo fue cosa de la raza negra, los blancos también fueron sometidos a ella y pusieron la semilla para crear esta estirpe tan denostada por todo el mundo.

Todo su relato no justifica para nada lo que sufrió el colectivo afroamericano en EEUU sometidos al racismo más brutal, pero incide en que no fueron los únicos.

Te podrá gustar o no las cosas que dice en este libro, pero algunas por no decir bastantes son verdades como puños.

Su ataque también va dirigido hacia el progresismo intelectual de izquierdas que no ha hecho si no ahondar en el desprecio hacia la basura blanca, tratándolos como seres inferiores, sin derecho a nada.

Jim Goad no puede esconder un carácter reaccionario y de derechas al no conceder ni un ápice de buen rollo a las minorías étnicas, a la mujer etc… en cambio sonríe al pensar en milicias armadas, conspiranoicos y toda clase de raza redneck. Su relato está construido para arrasar contra todos los colectivos a los que señala como culpables del desprecio y asco hacia su comunidad.

Se anticipa en el tiempo al palpar una ira contenida de una clase social marginada que siempre ha sido maltratada. Necesitaban un guía para llegar al poder y que sus necesidades fueran cubiertas. El hombre elegido años después para ello fue Donald Trump, su ascenso al poder se debe en buena parte a la complicidad con la basura blanca norteamericana, en la creencia de que la suerte cambiaría para ellos; me temo que eso no ha pasado.

Muy recomendable este “Manifiesto Redneck”. Mi consejo es despojarse de prejuicios a la hora de leerlo. Su propuesta es desagradable, y algunas cosas tiran para atrás por reaccionarias, pero en esta vida de todo se aprende, hasta de un libro de Jim Goad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *