Masacre en Sri Lanka, “Jihad” (Slayer)

El pasado domingo asistimos de nuevo a la barbarie más absoluta. En Sri Lanka fallecieron 310 personas y otras 500 quedaron heridas, al perpetrarse un terrible atentado terrorista.

Los atacantes perfectamente coordinados atentaron contra hoteles de lujo, e iglesias en las que se celebraba el Domingo de Pascua.

Este atroz atentado ha sido reivindicado por la el grupo terrorista Twahid al-Watania, la raíz original del Estado Islámico según ha informado la cadena Al-Arabiya TV.

Esta organización terrorista fue fundada en 199 por Abu Musab al-Zarqawi, durante la invasión de Irak por parte de EEUU.

No entraremos a establecer un  análisis político sobre las razones de la creación de un grupo terrorista como éste; desde aquí únicamente nos fijamos en las muertes y en el dolor de las víctimas. 

Asistimos periódicamente a un circo de terror del que somos consumidores. Engullimos como comida rápida lo que nos echan por la televisión, y lo vemos con una normalidad pasmosa. El espectáculo de la muerte se ha convertido en algo cotidiano, no nos inmutamos; parecemos zombis ante la barbarie. 

Resulta paradójico ver como otras situaciones más livianas, banales o snobs levantan ampollas y discusiones acaloradas buscando al sujeto que ha perpetrado esa ofensa minúscula. En cambio la muerte, y más si se produce en países del tercer mundo, nos produce indiferencia y pasotismo; al fin y al cabo son ciudadanos de tercera, ¿no?

Recuerdo que en los atentados terribles realizados en la Sala Bataclan de París, las redes sociales se llenaron de “Je Suis Paris”, claro está, Sri Lanka no es tan cool. 

Tan solo cuando una sociedad tenga la misma capacidad de enojo y reproche contra todas la muertes sin distinción, es cuando estará preparada para evolucionar. 

Para musicalizar este pequeño texto, me ha venido a la memoria el tema de Slayer “Jihad”. Canción que se encuentra en el álbum “Christ Illusion” (2006), abordaba la temática del terrorismo y se metía en la mente de un terrorista que realizó los atentados del 11 de septiembre en EEUU, concluyendo con las palabras escritas por el propio Mohamed Atta (uno de los causantes de la masacre) en una carta antes de su muerte. 

La letra fue muy controvertida. Slayer estaban acostumbrados a ello, solo hay que repasar su discografía para encontrarnos similitudes, y movidas con otras letras de sus canciones. 

El álbum fue retirado de las tiendas de la India, y se censuró la canción durante la presentación del grupo en el programa de televisión Jimmy Kimmel Live!

Kerry King defendió el tema alegando que ellos daban un punto de vista distinto de lo que había pasado, y que en ningún momento estaban promoviendo el terrorismo o haciendo apología de ello.

“La gente hace una suposición antes de leer la letra de una canción. No es sólo un comportamiento humano, es más bien estadounidense”.

La barbarie y la sinrazón no es propiedad de nadie. Como sociedad estamos obligados a hacer todo lo posible para erradicar el odio, la violencia y todo lo que conlleva. 

Aquí os dejamos el tema:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *