El renacer de Eluveitie, «Ategnatos»

Octavo trabajo de estudio del colectivo helvético Eluveitie, tras 5 años sin disco en formato electrónico, salvo el single «Rebirth» de 2017. Tras la reconversión entre 2014 y 2017, Chrigel Glanzman, líder y único miembro original de la banda, nos presenta otro trabajo cargadito de buen death melódico y mucha instrumentación folk.

«Ategnatos», compuesto por 16 cortes (3 de ellos de un minuto o menos), goza de una producción y sonido excelente. Arreglos cuidados al detalle y una mezcla fuera de serie debido a la complicación que supone la grabación de ciertos instrumentos tradicionales. 

Hay muchos miembros nuevos pero es inapreciable, salvo la nueva vocalista, Fabienne Erni (cliché de cantante pelirroja que cualquier grupo celta debe tener, jj), con una tonalidad diferente a la de Anna Murphy (Cellar Darling) que aporta esos gorgoritos más acorde a las melodías celtas.


El tema «Ategnatos» abre el disco con la narración y ambientación guerrera clásica en los discos de la banda, la banda sonora de la historia de un renacer, de la superación de un pueblo derrotado. Enlaza con un rapidísimo riff de puro death melódico y un Chrigel con registro mejorado recuperando el gutural del primer disco. Empastacion perfecta de voz masculina y femenina mientras flauta y fiddle (violín celta) dibujan el entorno con sus melodías, dando el protagonismo a una guitarra y batería pesadísimas. Características de las que goza la ya conocida «Rebirth», que supuso una buenisima carta de presentación para Fabienne Erni, que se compenetra a las mil maravillas con la voz masculina. Zanfona a mil por hora protagonista, en un buen tema cargado de brujería, a caballo entre in flames y cradle of filth, exceptuando el estribillo. Pasa lo mismo con «Deathwalker» donde entran en juego zanfona y mandolina, sin restar ni un gramo de fuerza al tema. El estribillo es una maravilla para los oídos. Folk metal de mucha categoría, y ambientación perfecta, dos muy buenos temas.

 El tema «Theefold death» más poderoso que los anteriores, irrumpe como una pesadilla, con continuas paradas usando la voz femenina y el arpa como recurso para colorear una buena canción de death melodico. El violín en segundo plano es grandioso pero me sobran los arreglos de sintetizador (no tienen ya suficientes instrumentos?). 


Sobre la parte del disco más folk «extremeño’ que extremo, destaca la ceremonial  «The Raven Hill», de ritmo facilongo, donde se vuelve (como en «Spirit») a la voz femenina haciendo la parte en gaélico. Guiño a la canción celta «Ai vis a lo lop» popularizada en el metal por la versión de los reyes del folk metal In Extremo.

«Black water dawn» es una simple canción de piratas con una flauta irlandesa, que en esta ocasión, destaca sobre la base metálica. Demostración vocal una vez más por parte de Chrigel y Fabiene Erni y solazo de guitarra.


Hay una serie de temas en el disco de los Eluveitie del inicio, más paganos que folkloricos, más de inframundo que de aldea. «A cry in the wilderness», tema agresivo, rápido y potente, debido sobre todo a la ausencia de voz femenina. Death melódico del bueno, en el que el bodhram y el arpa, enlazan las continuas descargas armonizadas por flauta y violin. Temazo.

 Lo mismo pasa en «Mine is the fury», thrash/death metal folklorizado donde la digitación de gaita y zanfona alcanza una velocidad de escándalo. Las voces dobladas y coros le dan la épica a otro temazo.

Al igual que en «Worship», un ritual pagano lleno de sangre y oscuridad, temazo veloz cargado de rabia y ocultismo. 


Por desgracia, el disco tiene una parte popera. La comercialoide road song «the slumber», que a pesar de tener cierta profundidad, tiene ese rollo pimpinelesco que nunca me ha parecido apropiado para el metal.  O «Breathe», en busca del pelotazo.

Y que decir de la apestosa «Ambiramus», ideal para la segunda parte de Brave de Disney, un anuncio de eau de toilette celta o el festival de Eurovisión. Versión de «El pozo de Arán» del virtuoso gaitero/flautista Carlos Núñez, me quedo con la del gallego. 


El disco suena a Eluveitie  y no podemos hablar de evolución ni involución.

Eluveitie seguirá liderando festivales de folk metal y gira mundial de gran presupuesto. Están muy bien situados en el mapa metálico y no deberían querer abarcar estar presentes también en Eurovisión y Plasencia, porque les puede salir el tiro por la culata.


Sello: Nuclear Blast

One Reply to “El renacer de Eluveitie, «Ategnatos»”

Responder a Jay Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *