1813 Año “Veleno”

El afamado conjunto italiano de deathtech sinfónico ha publicado nuevo trabajo cuando todo hacía presagiar lo peor después de la marcha de Cristiano Trionfera (miembro original, guitarra) y del vocalista (desde 2009) Tomasso Riccardi en Octubre de 2017. El coraje de Francesco Paoli ha evitado la llegada del final convirtiendo las baquetas en batutas y vuelve a ser el frontman (guitarra y voz) como ya hiciera en el debut “Oracles” de 2009 variando sutilmente la propuesta sonora del rimbombante “Fury” de 2016, pero no penséis que se trata de una vuelta a los orígenes.Partimos de la base que “Veleno” no supera a los magníficos “Agony” (2011) y “Labyrinth” (2013) pero planta cara a su predecesor y Wagneriano “King” (2016).

“Veleno” contiene todos los ingredientes y potencia de un disco de Fleshgod Apocalypse, en este caso versión austera pero sin llegar al low cost. Desde el inicio se dejan ver diferencias con su predecesor. Los coros son cantatas oscuras, no coros majestuosos y han desaparecido esas voces que susurraban desde el interior afectando ligeramente a la teatralización. Paolo Rossi en la voz limpia ha pasado de tener la garra de  Peter Wagner o el ramalazo de Tilo Wolff a convertirse en hardcoreta. En cuanto a los violines, pasamos de sinfonía a un violinista haciendo efectos sala y ese armónico típico ha perdido el groove. Y lo que más podía llamar la atención de entrada la voz principal, es donde menos diferencias se aprecian en lo gutural, a pesar de haber reducido también recursos con mucha frase corta y menos paradas, donde Riccardi te atacaba dejándote petrificado.

Dicho esto, el disco no tiene ningún desperdicio y perduran elementos que han llevado a la banda a las alturas, haciendo cada uno de los temas interesante. La potente locomotora death sigue muy presente, abundantes cambios de tempo al power, al progresivo incluso al gothic con mucho aire tenebroso que firmaría el mismísimo Snowy Shaw. Por supuesto la esencia sinfónica clásica y operística es la marca de agua de la formación y por destacar algunos temas me quedo con “Carnivorous Lamb”, por la gaita y el tremolazo, “Pissing on the Score” por la técnica depurada, “Monnalisa” por lo abstracto y por supuesto con “Sugar”, temazo bestial a la par que atrevido, original y de mensaje directo, Fight!!.


Emulando a Giuseppe Verdi que compuso “Nabucco” tras la muerte de sus hijos, Paoli y sus Fleshgod Apocalypse publican “Veleno” para dar continuidad a su drama musical en clave brutal como máxima, reduciendo sustancialmente arreglos Wagnerianos como barítonos, metales, timbales y cellos.

Aquí es donde surge la comparación de estos dos grandes de la clásica y la ópera nacidos en 1813. ¿Wagner o Verdi? ¿El detallismo o la convicción?

Sello: Nuclear Blast

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *