Análisis (con microscopio) de “Apoptosis”, lo nuevo de Allegaeon.

Nueva entrega del excéntrico quinteto norteamericano de postmetal extremo (me niego a meterlos en el saco del death técnico melódico). Quinto trabajo, que da continuidad al salto de calidad dado con “Proponent for sentience” de 2016. Siguen igual de zumbados, tocando como les da la gana, porque pueden y porque quieren, manteniendo un sonido que han hecho propio a base de ser fieles a su exquisita sutileza técnica y a su magistral organización del caos. 


“Apoptosis” lo componen 11 cortes cargados de tralla, destreza y mucha ciencia. Lo analizamos.

Desde el impresionante inicio “Parthenogenesis” el grupo se la saca, dejándote el cerebro aturullado ante la estratosférica digitación por segundo que pueden alcanzar. Es una intro de 2 minutos que suena a unos Animals as leadersposeídos, Dragonforce y Megadeth. Y es que esta banda podría ser perfectamente producto de una partenogénesis, sin necesidad de una voz para brillar (quién me lo iba a decir, si llevo toda la vida renegando de las bandas sin vocalista).

Enlaza con “Interphase/Meiosis” con atmósfera oscura, veloz y death metalera, donde nos describen entre su inagotable colección de arpegios y solos de guitarra el ciclo celular. A la base, las guitarras y la voz le pasa como a las células y en este tema se separan creando cierto batiburrillo marca de la casa. Si con Miliki aprendimos las tablas de multiplicar, con Allageon los estudiantes de biología tienen la solución. 


“Extremophiles (B)”, uno de los temazos del disco. Cada vez que Allegaeon ha creado un riff con gancho y lo ha usado como hilo conductor el resultado ha sido temazo para el repertorio. En esta primera parte de la oda a los indestructibles termófilos mezclan control de  velocidades perfecta, sonido a metal extremo moderno y multiregistro vocal desde la limpia a la goregrind pasando por unos latigazos a lo Nergal de Decade of Θεριον.
En la parte (A), vuelven con su manía de meter escalas a modo de riffs, aunque salva el tema un teclado atmosférico, mi capacidad de adaptación difiere mucho de los extremófilos.

Misma sensación con “Exothermic chemical combustion” donde juegan a su clásico el mástil es lava que me provoca taquicardia, lo salva en esta ocasión el solazo de la famosa guitarra electrónica de Michael Stancel.


A medio camino se queda la cosmológica y progresiva “Stellar tidal disruption” (de la cual la banda firma por fin un videoclip metalero y enérgico, sin vaciles) donde destaca de nuevo más la intro “Colors of the currents”  que la propia canción. Una intro donde no podía falta la guitarra española que tanto le gusta a Greg Burgess y que con tanta maestría trabaja.


Sin pena ni gloria pasan la prog “Tsunami and submergence” con inicio Annihilator que se viene abajo con la voz limpia, o “The secular age” con un buen estribillo y un tenebroso tremolo picking con Riley McShane poseido por Johan Hegg.


Y para mí el tema del disco “Metaphobia”, un tema death metal progresivo, que muestra la creatividad de la banda cuando aplica su vertiente más metafísica. Redondo de principio a fin, plagado de detalles técnicos y efectos sonoros. Virguerias por doquier con aroma industrial a lo Strapping Young Lad, esa voz de matanza del gorrino y un vibrato en el segundo solo que te eriza el cuerpo entero. 


Cierra el disco “Apoptosis”, 10 minutazos de metal progresivo sin respiro. Degustación de virguerias a las guitarras y una fusión perfecta de bajo y batería (sobresalientes los Brandon). Banda sonora para homenajear a Robert Horvitz y sus genes de la muerte celular programada. 


Segunda entrega con Riley McShane a la voz, que consigue unos registros superiores al anterior trabajo, pero que a su vez me produce las preguntas, a que sonaría esta banda sin voz gutural? Tienen que seguir fieles a su fórmula?


Los científicos del metal, la banda que nos hace sentir patosos al hacer un air guitar, la banda que ve Redes en el local de ensayo, da un paso al frente pero deben considerar (como diría una frase adaptada de su adorado Stephen Hawking) que la perfección no existe…sin imperfección ni Allegaeon ni el metal existirían.


Sello: Metal Blade Records

One Reply to “Análisis (con microscopio) de “Apoptosis”, lo nuevo de Allegaeon.”

Responder a Fanone-art Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *