“Angel Dust” (Faith No More), o cómo desquiciar a todo el mundo de una manera maravillosa

En 1992 además de ser año Olímpico en nuestro país, la Expo de Sevilla etc… veía el mundo como llegaba de una manera sigilosa una garza blanca con fondo azul. 

Faith No More lanzaba su cuarto álbum de estudio, y segundo con Mike Patton como vocalista, presentándonos un álbum desquiciante, extraño a la par que maravilloso; sin duda alguna la mejor obra de la banda en toda su historia. 

La mano de Patton ya se empieza a ver en este trabajo. Es el primer álbum en el que participaba en las composiciones, que formarían parte de un puñado de temas que pasarían a la historia del rock alternativo. 

La banda decide, sin el visto bueno del guitarrista JimMartin, cortar por lo sano, y dar un giro a su música. Rompen lo creado en “The Real Thing” y se lanzan a componer un mundo insano, ecléctico y a la vez fabuloso, en el que nada es lo que parece. 

Juegan a la ambigüedad desde el principio, desde la misma portada. Una foto que nos ilustra una limpia garza con fondo azul para mostrarnos en la contraportada, una vaca colgando entre pollos desplumados y decapitados. La foto de la cubierta realizada por Werner Krutein, no gustó nada a Jim Martin al igual que el título del disco, que fue elegido por Roddy Bottum. 

Fue el principio del fin para Martin, su línea más “heavy” o metalera, estaba en total contraposición con las ideas alternativas, y eclécticas que tenían en mente tanto Bottumcomo Patton. Tanto fue así que llegó a aborrecer la música de la banda, y a la banda en sí misma, abandonándola y no volviendo a hacer nada más con ellos. 

El título ya hace referencia a esa contradicción que quiere marcar el álbum; ese “polvo de ángel” que no es otra cosa que la droga y los estragos que causa en el ser humano. 

La utilización de numerosos samplers en el álbum fue otra batalla perdida de Martin. En el propio tema “MidlifeCrisis” se utilizaron partes de los temas “Cecilia” de Simon And Garfunkel, y “Car Thief” de Beastie Boys.

Temas peliagudos y provocadores también fueron utilizados en el álbum. Sin ir más lejos el tema “Be Agressive”, hace referencia a sexo oral entre hombres.

La obsesión de Billy Gould por la música de los años 50 y 60 hizo que introdujeran como primer cover del álbum el tema “Midnight Cowboy”, obra del compositor John Barry, inspirándose en la película del mismo título de 1969. 

Las guitarras dejan de tener el protagonismo en la música de la banda, y los teclados así como la base rítmica toman el poder absoluto en sus composiciones. Todo ello lo comprobamos desde el comienzo con la apertura de “LandOf Sunshine”.

Patton nos empieza a demostrar lo que vale en el siguiente corte. “Caffeine” retoma el espíritu guitarrero de cortes anteriores de la banda, pero quien sobresale es Pattonhaciendo equilibrios con sus cuerdas vocales. 

“Midlife Crisis” la podemos señalar como la bandera del cambio en la banda. Una obra maestra increíble, con samplers, ritmos y la voz de Patton mostrándonos el camino hacia Oz, pero sin baldosas amarillas, en la mayor de las oscuridades. 

“Rv” muestra que Patton no tiene límites para nada, y se permite el lujo de crear algo musicalmente incomprensible, pero a la vez de una gran belleza. 

Maravillosa pieza de engarce con la siguiente canción que comentaremos, es sin duda “Smaller And Smaller”, las letras de Patton marcan un antes y un después en este disco, y con este tema lo demuestra con creces. 

El punto álgido del álbum lo marca, “Everything’sRuined”, una maravillosa canción, de lo más comercial del álbum, que aúna el espíritu de la formación y su capacidad para poder crear himnos imperecederos de la historia de la música contemporánea. 

Nos encanta la insana “Malpractice”, donde el ruido se hace dueño y señor de la situación para llevarnos al mayor de los paroxismos. 

“Kindegarten” a título particular nos sabe a poco, pero dentro de la densidad del álbum, es un respiro que se agradece. En cambio “Be Agressive” es un tema increíble, con una temática ya comentada, en la que la banda se mueve como pez en el agua, y en el que aparece un solo de órdago del ignorado Jim Martin.

Qué decir de “A Small Victory” una canción en la que Patton de nuevo se hace con el mando, y nos hace ver que su voz era la más versátil de esa época, y de esta también qué duda cabe. 

“Crack Hitler” y “Jizzlobber” representan la locura expresada musicalmente en el álbum. Momentos épicos, melódicos, histriónicos… todo cabe en estas canciones. 

La primera de las versiones ya comentadas, es “MidnightCowboy”, y la segunda, que no se encontraba en las primeras ediciones del álbum, es la vacilada de “Easy”, versión de The Commodores, formación liderada en su momento por Lionel Ritchie y que curiosamente fue de lo más sonado y exitoso del álbum. 

Estamos ante la extravagancia hecha música. Huyeron de lo comercial para crear una obra vanguardista, extraña y que se salía de lo establecido en esa época. Un disco que apreciamos mejor con el paso de los años, por lo menos, y a título personal, uno no estaba preparado para digerir esta obra maestra en su juventud; la madurez nos ayudó a apreciar más si cabe este trabajo. 

Poco más que añadir. Si me dieran a elegir uno de los álbumes definitivos de la década de los 90, sin duda elegiría éste; o por lo menos estaría entre los finalistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *