Crítica: “Death Atlas” – Cattle Decapitation

En un contexto perfecto publicó Cattle Decapitation su octava maravilla sonora, “Death Atlas”. Parido en pleno “sufrimiento” de una cumbre sobre el cambio climático y el futuro del planeta en Madrid, cierran un ciclo firmando un variadisimo álbum donde narran el apocalíptico final de nuestro planeta y la autodestrucción de la humanidad.

Los maestros extremos de San Diego bajan ligeramente el nivel de intensidad (Grind), que compensan con la riqueza de alguna de las composiciones de “Death Atlas”. Marcada sonoridad blackened en todo el álbum, forzada en  “Absolute Destitute” o “With All Disrespect”, y encajada a la perfección en la brillante “Bring Back the Plague”. 

Mantienen su identidad pero fijan un punto de vista diferente, una visión cenital transformada en ambientaciones desconocidas que suenan más técnicas y potencian los momentos de brutalidad. Ejemplos en “Be Still Our Bleeding Hearts” que llega a slamear, o en la ultradinámica “Vulturous”.Menos arriesgados son “One Day Closer to the End of the World” o “Finish Them”, con base más death/bdm clásico, o la pegadiza “The Geocide”, cargada de mística y mensaje categórico. “Time’s Cruel Curtain” sobra, pudiendo ser válido como final, el final de todo y de todos, pero para eso está “Death Atlas”. Temarraco espectacular, pluralidad sonora e integradora de estilos, un medley marca CD con meditativo fundido a negro final, cuyo video debería proyectarse en las escuelas.


El multiregistro personificado, Travis Ryan, y la maquinaria brutal de CD (Elmore y McGraw) llevan tiempo advirtiendolo y firman su disco más experimental, su disco diferente, aunque eso ya da igual, estamos todos condenados y sin futuro.


Sello: Metal Blade

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *