Crítica: “Despicable” (Carcass)

Hablar de Carcass es hablar de palabras mayores, al menos para mi. Independientemente de su legado para la historia del metal extremo y su altísima influencia, su sonido genuino e inigualable perdura y fluctua sin resentirse por el paso del tiempo, uno de esos pocos casos en los que a pesar de cambiar de registro/subgénero disco tras disco mantienen esa esencia que cala hondo, ganándose mi máximo respeto y admiración. Así como la humildad con la que Jeff Walker y Bill Steer gestionan sus capacidades creativas, pioneros en lo que se propongan, no dejándose llevar por productores y discográficas aunque suponga tocar al sol en los festivales 32 años después de su nacimiento.

No es el momento ni el lugar, ni a nadie le importa, para desarrollar lo que supone Carcass para mi ni para la escena goregrind, death o death’n’roll, es momento de celebrar un nuevo EP de los reyes del otro Liverpool, del Liverpool del revés. 

Como ya es sabido, el EP «Despicable» nace como publicación de emergencia, añadiendo la cruz de la vida a la portada, ante la promesa de nuevo material para 2020 por parte de la banda, que ha tenido que posponer la publicación de «Torn Arteries» hasta 2021.

Compuesto por cuatro cortes, tres de ellos más que oídos al haber sido adelantados, suponen un cambio en la rutina a la que acostumbraban los británicos, publicando primero el típico EP de temas no incluidos en el LP de turno y que en otras ocasiones han dejado auténticas joyas como «Tools of the Trade», «This Is Your Life», «Rot’n’Roll», «Edge of Darkness», «Blood Splattered Banner», «I Told You So» o la última «Livestock Marketplace» como desecho de «Surgical Steel» (2013).

En esta ocasión, como en las anteriores, nada suena a desperdicio, es más, los escasos 19 minutos superan al acelerado y thrasher «Surgical Steel», devolviendo a Carcass la pegada desde atrás de un mejor integrado Daniel Wilding (la sombra de Ken Owen es alargada), compenetración máxima del «nuevo» y en mallas Tom Draper con los campana del maestro Steer además de un recuperado Walker en el apartado vocal.


En diciembre del año pasado ya publicaron «Under the Scalpel Blade» como adelanto de «Torn Arteries», un tema que dejaba un poco frío, pero que mostraba ese lado splatter cada vez más difuso, rememorando tiempos de la obra maestra «Necroticsm» (1991). Alegoría sonora patrocinada por las mejores marcas de bisturís que demuestra el poder de la serpiente sobre el caduceo del símbolo médico en beneficio del dolor. Contiene por un lado un riff plomizo que me ha recordado al «Procreation (Of the Wicked)» de Celtic Frost combinado con la locomotora Carcass conducida por la destreza digitadora de Steer además de mucha pegada. 

Ya en Agosto, y como anuncio de la decisión de publicar el EP este año, presentaban » The Living Dead at the Manchester Morgue». Un temazo mayúsculo, confirmando que atraviesan un buen momento soft grind/death reportando más si cabe a «Necroticsm», con ese inicio a la magistral «1985», con Steer sumando como antaño en el coro sanguacero y luciendo en su genuina elasticidad de cuerdas, punteo loco, insólito colchón de teclado creepy y recuperación del cencerro/ride galopante. Homenaje, como ya hicieran otros pioneros como Impetigo (amén) a la peli de culto de Jorge Grau, para reproducir en bucle.

En Septiembre adelantaban «The Long and Winding Bier Road», más que un vacile a los reyes del Liverpool del derecho, es un paseo de tralla comedida que muestra al Steer protagonista más shreder en un festival melódico. Si el camino de The Beatles nos llevaba hasta tu puerta, el de Carcass conduce al cementerio.

Por último «Slaughtered in Soho», único inédito, combina una fantastica twin harmony marca Thin Lizzy/Wishbone Ash ultrapegadiza con el plomo de una base reforzada. Muestra de comunión de hachas perfecta donde Walker da un pasito al lado al no saberse protagonista pero que suma de nuevo en un corazo splatter a tres voces. Imposible no volver a pensar en el otro Soho, el Soho del revés donde Lynott sería presa fácil (con todo mi respeto maestro).Ni que decir tiene que este EP deja con ganas de mucho más, pero es admirable el gesto de Carcass cumpliendo su promesa y dejando un hype gigantesco para «Torn Arteries». 

Hace mucho que algunos disfrutamos más de la música que llega del mundo del revés que de la del derecho. Un mundo para el que está caro conseguir un ticket de entrada, pero donde se respeta a los maestros y dónde Carcass son unos de los que mandan.


Sello: Nuclear Blast

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *