Crítica: “ “Hidden History In The Human Race” – Blood Incantation

El death metal debe contener como elemento básico el poder de acojonar, ¿y que hay más acojonante que el miedo a lo desconocido?. Desde una mirada tocada por deidades de civilizaciones desconocidas o extintas donde la raza humana es insignificante, Blood Incantation firma una de las obras más destacables del año, OSDM que reporta directamente a Death o Morbid Angel

El cuarteto de Colorado ya deslumbró con el EP “Interdimensional Extinction” (2015) y más aún con el insuperable “Starspawn” (2016), pero mantienen la inspiración y sobretodo la técnica, esa capacidad de moldear el virtuosismo y canalizarlo en forma y tiempo perfecto.”Hidden History in the Human Race” contiene formato y fórmula similar a “Starspawn”, 35 minutos donde la claustrofobia cósmica se apodera de tus sentidos. Desde el inicio sin compasión de “Slaves Species of the World” donde armónicos y riffs memorables anuncian la llegada de Yaldabaoth, el demiurgo con cabeza de león y cuerpo de serpiente, dispuesto a sembrar el universo de sufrimiento. Reverb old school death metal y base poderosa donde las guitarras fantasean a su antojo.

En “The Giza Powerplant”, tras un inicio ultratécnico con florituras de todos los colores, se marcan un breakdown oriental antológico e inician un descenso por la gran pirámide de Giza en unos minutos a slow tempo maravillosos con clara influencia finesa en esta fase de doom cavernario. Analogía de la apariencia arcaica del OSDM con la sabiduría y técnica (egipcia) de estos cuatro musicazos. “Inner Paths (To Outer Space)” es una pieza instrumental, de ambientación espacial, demasiado agradable. Va subiendo en intensidad con detalles progresivos de calidad que supera la instrumental “Meticulous Soul Devourment” del disco anterior, pero que sigo sin apreciar en ambos casos ante el escaso minutaje del álbum.

Cierra la colosal “Awakening from the Dream of Existence to the Multidimensional Nature of Our Reality (Mirror of the Soul)”. Joya para la historia del OSDM técnico y progresivo, de larga duración y totalmente indivisible. Hipnótica gracias a sus transiciones y cambios de tempo con efecto regulador de terrores y obsesiones. Un viaje del inframundo a la ingravidez total, disfrutable de principio a fin.

En “Starspawn” supieron pulir los defectos del EP, ese OSDM que a veces iba a trompicones, y nos devolvieron algunas estructuras que parecían perdidas. “Hidden History of the Human Race” no lo supera pero es un gran disco, acojonante en todos los sentidos. 

Sello: Century Media

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *