Crítica: “To Ride in Blood & Bathe in Greed” – Blood Eagle

De apariencia un tanto fanfarrona, Blood Eagle no es tan fiera como parece, con ese nombre basado en la tortura nórdica y autoproclamados grinders, el conglomerado danés compuesto por ex-miembros de bandas nacionales como Volbeat, Illdisposed, Artillery o HateSphere, proponen un death metal moderno pero no exento de violencia y crítica sociopolítica, donde el groove en un extremo y el grind en otro se enfrentan creando un álbum variado a la par que ambiguo.

Adaptándose a la actual forma de consumo, debutan después de 10 años con la trilogía “To Ride in Blood & Bathe in Greed”. Dividida en tres Eps, publicaban cada una de sus partes en los meses de septiembre, octubre y noviembre a través de la poderosa Nuclear Blast. En conjunto es un buen disco donde sobresalen los temas sucios, veloces y más cercanos al crust/grind de Napalm como “Unsung Zeros”, “Kill Your Tyrants” (rescatado de su primer EP de 2013) y “Wall of Hate”. 

El death metal brilla por momentos en “Eyes Sewn Shut” entre Slayer y Firespawn (la mejor pieza del disco), con buena pausa, pesadez, base demoledora y un riff generador de tensión además de un multiregistro vocal destacado a pesar de contar con ayudas. Y “Worship the Wolf”, con brillante juego del tempo, por momentos vertigonoso por momentos soporífero donde echo en falta algo más de grano en el buen chorro de voz de Michael Olsson. 

El resto de temas, de tinte más grooveta/*core no me emocionan demasiado. Ni la línea tenebrosa de “Feed on the Blood of Man” con buen solo eso sí, ni la deathcore “Impact Irreversible” ni “A Life That Rots Away” con sonido Pro-Pain valen mucho, para eso ya están los peores discos de Illdisposed.

Interesante banda a seguir…

Sello: Nuclear Blast

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *