“Destroyer”, vuelve la psicodelia canadiense de Black Mountain

Los canadienses Black Mountain están de vuelta con su sexto trabajo “Destroyer” donde mantienen su toque fuzzy/rock/psicodélico creados por el quinteto formado por Stephen McBean, Arjan Miranda, Rachel Fannan, Adam Bulgasem & Jeremy Schmidt. Un nuevo álbum basado en la carretera, en un viaje caluroso, desértico e incluso psicotrópico pues son muchos los detalles y matices hipnotizadores que guardan en sus arreglos y sintetizadores, así como algún que otro homenaje del que hablaremos más adelante.

Uno de mis temas preferidos es el que abre este trabajo “Future Shade”, donde los teclados y las ambientaciones corales y ensoñadoras que recrean, transforman este tema rockero en un elegante paseo ochentero y vintage, encontrando de nuevo estos matices en “High Rise”, pero con toques al punk británico en sus estrofas desenfadadas y casi narradas, con una parte central psicodélica al 100%; aunque me quedo con la voz femenina de Rachel en el primer tema. “Horns Arising”, tiene ese toque “flower-power” desde el inicio con unos riffs muy distorsionados entremezclándose con unos teclados mágicos, pero el matiz está en la voz sintetizada de este corte que le da un aspecto cósmico y futurista introduciendo un nuevo elemento que utilizado de forma puntual queda perfecto, girando en la segunda parte hacia un acústico pasaje embaucador; otro temazo.

Hablemos cuando me refería a los tributos o los toques recordatorios, la esencia hippy y psicotrópica de TheDoors está presente en el inicio de “Pretty Little Lazies”, para tras un corto silencio virar hacia caminos más británicos y reminiscencias a The Beatles, incluso NeilYoung…, pero terminando de una forma extraña. La otra clara alusión y homenaje lo pone el cierre del álbum “FD 72”, donde el espíritu de David Bowie recorre todo el tema tanto en música como en la forma de cantar, acompañado de unos teclados subidos de volumen muy ochenteros. 

Este último bloque lo empezamos con “Closer To TheEdge”, nos recuerda a una especie de introducción atemporal donde se repite sobre una base de sintetizadores, la cual me encanta, el titulo del tema. “Boogie Lover”, se centra en el sinuoso camino que une Hollywood con Beverly Hills, llamado Sunset Strip, quizás estos dos sean los temas menos llamativos del trabajo, pero había que mencionarlos, para dejar al final el enérgico y poderoso “Licensed To Drive”, otro de mis preferidos, aportando musculo y vigor al álbum con un gran trabajo de dualidad vocal que te transporta a otro tiempo y desearas escucharla en tu coche mientras conduces por largas rectas aisladas sintiendo el rugir del motor.

Black Mountain, han vuelto y aunque me quedo con su debut o su anterior trabajo “IV”, este guarda pequeñas joyitas como Future Shade”, “Horns Arising” o este último “Licensed To Drive” que no pararas de escuchar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *