Diamond Head, un tren que no descarrila…

Hay bandas que arrastran un pasado lastrado, no se sabe muy bien, si por la mala suerte o por las malas decisiones. 

Este es el caso de Diamond Head, que parecía que lo tenían todo para triunfar en los 80 con la eclosión de la NWOBHM, dentro de la que se les encuadró siempre, pero que por la razón que sea nunca lo lograron. 

Y lo cierto es que calidad no les faltaba, no, pero mientras otros triunfaban a lo grande, los Head se quedaban a medio camino. 

Más tarde, les llegaría una especie de reconocimiento por parte de Metallica y las versiones de sus temas que, por lo menos, les dejaron unos buenos royalties. Así pues, tenemos un nuevo disco de la banda que, si bien no cambiará la historia de la música, sí que agradará a todos aquellos que nos enganchamos a ese maravilloso movimiento británico. 

El peso absoluto de todo el nombre de la banda recae sobre el único miembro original que queda de la misma, el guitarrista Brian Tatler y, si bien es cierto que ya no está Sean Harris, Rasmus Bom Andersen lo hace de lujo y su voz se adapta como un guante al universo Head. Temas como “Belly of the beast” o “Death by design” con esa contundencia tan propia de la banda son dos buenos ejemplos de lo que la banda puede ofrecer.

Además, rescatan de una manera muy eficaz todo ese sonido que, aunque se quedó anclado en el tiempo, muchos de nosotros seguimos añorando. Recomendable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *