Flub, death técnico con aditivos

Agradezco a los sanatorios de Sacramento que sigan sin encerrar a estos cuatro zumbados y nos den a todos la oportunidad de poder disfrutar del primer disco (no voy a decir larga duración porque dura menos de 28 minutos) de Flub, que tras dos EP’s y cuatro años de parón ocupados en sus bandas principales (Alterbeast, Vale of Pnath y Rivers of Nihil) parecen haber encontrado el gnomo que les ha indicado la dirección correcta para sacar lo mejor de ellos y componer una genialidad de death técnico experimental.


Cada uno de los 7 originales cortes de este disco homónimo suponen un brutal y turbulento “viaje” por diferentes melodías donde la violencia y la armonía (neoclásica) se dan la mano creando paisajes de fantasía. Es en ese surrealismo mágico donde Flub marca la diferencia dentro del death metal técnico, tan obsesionado con la velocidad, dando mayor protagonismo al sintetizador y algún ascua que queda encendida de sus inicios deathcore.


El virtuosismo neoclásico y la diversidad de técnicas de Eloy Montes, a lo pulpo, sumado al multiregistro vocal inédito de Michael Álvarez, además de la poderosa base rítmica, suponen una producción brillante y una mezcla perfecta compuesta mayoritariamente de un sonido a lo Alterbeast combinado con las locuras de Carnival in Coal, velocidad de Inferi, sobriedad de Vale of Pnath y acabado Allegaeon. Cocktail psicotrópico peligroso a la par que placentero.


El sentido del ridículo no existe para Flub y no se cortan un pelo en la experimentación con contratempos progresivos, circenses, de cancán e incluso belle epoque. “Last Breath” demuestra que entre tanto alarde técnico hay sitio para riffs y mucho punch. En “Umbra Mortis”, con inicio Animals as Leaders, los screamings de Michael Álvarez nos describen como son los últimos segundos antes de morir mientras el doble bombo de Jared Klein nos destroza por un lado y por el otro recibimos las caricias de una guitarra escalante, mientras los sonidos de piano y xilófono armonizan la escena para acabar con un Álvarez en formato jauría de doberman, blastbeat, solito a lo Malmsteen, golpes deathcore y cierre psicodélico. W T F.


“Dream” es un martillo pilón que demuestra que en esta banda hay mucha técnica y funciona como un reloj suizo, no hay respiro. “Rebirth” es sin duda la más experimental y supone un batiburrillo de registros vocales y estilos que despiertan emociones encontradas. Temazo inclasificable.

En la misma linea, más experimental que técnica “Blossom”, con influencia Carnival in Coal, el vídeo deberían ponerlo en las escuelas para enseñar lo que es la música anempática.

En contraposición “Raise From Your Grave”, más del rollo Inferi, aporta algo de épica demoníaca a base de velocidad y mucho tapping en un ejercicio de death técnico más clásico. Cierra la alucinógena “Wild Smoke” (vídeo made in Allegaeon), para mí lo mejor del disco. Cuenta con todos los elementos ya descritos y muestra el potencial de esta banda en todo su esplendor.


The Artisan Era lleva 10 años haciendo las cosas muy bien y tiene en este momento un rooster capitaneado por los guerreros Inferi, la inteligencia de Warforged, la sutileza de Equipoise, que ahora completa con su “Murdock” llamado Flub.


Sello: The Artisan Era

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *