“Forbidden”, un extraño inquilino en la discografía de Black Sabbath

Hace unos días el maestro Tony Iommi, guitarrista de Black Sabbath, anunciaba que estaba empezando a preparar la reedición de “Forbidden”, la oveja negra de la discografía de los maestros del heavy metal. 

La remezcla de este disco la llevarán a cabo el mismo Tony Iommi, junto al ingeniero de sonido Mike Exeter. El propio Iommi reconoce que le álbum tuvo un sonido que dejaba bastante que desear y que le propio Cozy Powell, batería de la banda en esa época, no quedó satisfecho del sonido de su instrumento. 

“Forbidden” fue un álbum controvertido desde el principio. En 1995 Black Sabbath se encontraba en horas bajas. La formación original ya no estaba y solo permanecía al frente de la nave Iommi. Buttler salió de Sabbath echando pestes del “señor de los riffs”, achacándole que estaba bajando la calidad de los álbumes de los británicos cada vez más. 

Los mimbres para hacer el álbum fueron equivocados desde el principio. Tener a Ernie C e Ice-T de Body Counten la producción y confección de algunos temas del álbum, chirriaba con la leyenda de banda sobria y ceñida al heavy metal más ortodoxo que tenía hasta la fecha Black Sabbath. Tony Martin y Cozy Powell abominaron con la idea de hacer un disco tipo RUN-DMC tal y como hicieron Aerosmith; al final las pretensiones se bajaron en este aspecto.

El resultado del álbum es confuso y aburrido. Un puñado de canciones sin gancho, que intentan ir hacia caminos diferentes pero no lo consiguen. Iommi se vio superado por las circunstancias y no estuvo a la altura de la maestría que se le suponía. Cierto es que sus riffs seguían estando presentes, pero dentro de un escenario que no pegaba ni con cola con la filosofía Sabbath.

Algunos temas son salvables como “Get A Grip”, la balada donde Tony Martin se explaya a gusto “I Won’t CryFor You” o la rockera “Sick & Tired”, pero para de contar…

En el álbum hay momentos sonrojantes como el corte “Shaking Off The Chains” con una mezcla rap de muy dudosa calidad. La banda intenta remontar hasta el final con “Kiss Of Death” pero lo único que consiguieron es alargar una agonía eterna.

Por suerte este no fue el último álbum de la banda. Tras este desastre llegó una fugaz reunión de la banda, la reunión con DIO en Heaven & Hell, y el esperado regreso de Ozzy Osbourne para cerrar con “13” la discografía oficial de estudio de la banda.

Todo el mundo tiene fallos, los genios también e incluso Tony Iommi.

One Reply to ““Forbidden”, un extraño inquilino en la discografía de Black Sabbath”

  1. Avatar
    Hugo Jasso

    Jajaja pero si el album de Sabbath llamado simplemente 13, es muchisimo PEOR que Forbidden. Repetitivo, aburrido, sin nada de imaginacion y por lo mismo sin nada que ofrecer. a leguas denota que solo fue para cumplir con el compromiso de reunir a la alineación original. Pero si se analizan los tracks pocos se salvan de ese hartazgo de volver a intentar recorrer el mismo camino recorrido al iniciar la historia y que no logran sorprender a nadie. Por muchos de los fans de la banda este album 13 es una decepción. Forbidden al menos representa un album mas honesto y fresco,con grandes riffs de Iommi, con cortes muy memorables que distinguen el estilo Iommi-Martin-Powel-Nichols. En mi particular punto de vista, el peor album de Sabbath es ese album 13, incluido Ozzy que ya solo balbusea las canciones. saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *