“Humanicide”, lo nuevo de los amos del thrash metal Death Angel

Y por fin tenemos con nosotros el tan esperado trabajo de la icónica banda thrash de la Bay Arena “Death Angel”, por nombre “Humanicide”, lanzado el pasado 31 de mayo. 

Tengo que confesar que he estado enamorado de esta agrupación desde la primera vez que escuche su álbum debut “The Ultra-Violence”(1987), el cual recomiendo escuchar a todos aquellos que no habéis tenido la oportunidad de disfrutar de esa autentica obra de arte y catalogado como álbum clásico.

“Death Angel” nos presenta un trabajo de thrash metal en un contexto en el que este género ya se ha llevado, se ha traído, se ha agitado y ha vuelto con multitud de matices, pero ante todo creo que este álbum nos presenta un thrash moderno, actual, de propuesta y para nada intrascendente.

Podríamos pensar que a estas alturas de la película “Death Angel” estaría gastando o agotando ya su forma de tocar, su forma de crear metal, pero en absoluto porque nos presenta un disco muy bueno. La agrupacion nos regala a nuestros oídos un thras rápido, demoledor, riffs veloces y muy trabajados pero con un punto de melodía sin perder una línea de la musicalidad, la cual los unió siempre con el heavy metal más clásico, cuyo resultado al escucharlo hace que las canciones fluyan, que el álbum no se haga monótono ni tedioso a lo largo de sus 48 minutos.

El álbum empieza con toda la carne en el asador, de “Humanicide”, su pieza homónima es bestial, con riffs muy intensos, fiel al estilo de los californianos, la voz del señor Osegueda raspada y con un solo final pasmoso.

“Divine Defector” suena machacante, la voz de Mark se intensifica y empiezas a percibir todo el repertorio que te puede ofrecer el resto de instrumentos.

“Aggressor” y “Ghost Of Me” van ambas por la misma línea, más clásica con un corte muy de directo que evolucionan por sí mismas y con estribillos muy potentes.

“I Come For Blood” es muy rock’nrolera, una pista atrevida con la que van un poco más allá de su estilo y se acercan al Rock tradicional.

Un comienzo sosegado marca “Inmortal Behated” que enseguida se robustece con las guitarras de Rob Cavestany y Ted Aguilar, tema más tranquilo y pausado para darle un respiro al álbum.

Un thrash que se lleva todo lo que encuentra a su paso, eso es “Alive And Screaming”, puro thras para hacer las delicias de los más fieles y  puretas clásicos del género.

No cambian ni bajan la intensidad ni un ápice con “The Pack”, temazo sin duda alguna, mi favorito del álbum.

No tan enérgica es “Revelation Song”, es una pista más tranquila y sencilla que nos deja coger energías para poder disfrutar de un cierre brutal con “Of Rats and Men”. Esta última canción contiene tintes épicos, con riffs intensos y unos solos de guitarra de lo mejor del álbum para cerrar este trabajo de una manera tan espectacular como había empezado.

Sin llegar a ser un álbum conceptual, recomiendo estucharlo del tirón y disfrutar pista a pista ya que contiene una linealidad interesante sobre todo en sus letras, las cuales exponen un contexto apocalíptico y narran ideas acerca del fracaso de la humanidad y la sociedad moderna en la que nos hayamos actualmente. 

Sin duda alguna, será uno de los discos del año. Totalmente recomendable a cualquiera que se considere un thrasher de corazón. 

Sello: Nuclear Blast

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *