Not On Tour y su “Growing Pains”, terapia contra la tristeza

Not On Tour es uno de los grupos de Punk que mejor está haciendo las cosas en los últimos años. Canciones rápidas, cortas y pegadizas. Sin una complejidad especial, pero con un nivel que ya lo quisieran muchos virtuosos. Y es que la voz de Sima Brami le da ese toque personal que hace tan atractivo a este grupo de Tel Aviv. Han ido creciendo y evolucionando, pero siempre han mostrado un buen nivel. Desde el homónimo a este “Growing Pains” pasando por el EP, por All This Time y, sobre todo, por “Bad Habits”, álbum que les catapultó a un relativo reconocimiento en la escena con grandes canciones como “Flip”, “Different Kind of Weather” o “Sick Of This Mess”.

Si hay una característica a destacar de las canciones es la brevedad. Ninguna canción pasa de los dos minutos, sin ir más lejos “Daddy”, la canción que abre el disco dura 48 segundos. Seguida encontramos “Fantasy World”, que empieza con mucha fuerza para después encontrar algún tramo más suave en lo instrumental. Es difícil elegir entre este elenco de temas cuál merece capítulo aparte. Todas tienen algún elemento digno de mención. “Lost and Found” engancha, en “Witch Hunt” muestran su lado más agresivo y “Growing Pains”… simplemente es excelente.

Es digna de destacar “Therapy”, la canción que eligieron como primer avance de este trabajo. Y también merece capítulo aparte “Run For It”, una de las canciones en las que más se luce Sima Brami en este disco, en el que muestra una mejoría notable en su registro vocal, que ya era muy bueno, y también más amplio que el escuchado en álbumes anteriores. Una canción muy melódica especialmente en el estribillo donde los instrumentos y la voz encajan forman una combinación perfecta y en la que la vocalista demuestra que actualmente es una de las mejores voces femeninas en el Punk, algo que confirma en canciones como “Try Trust” y la maravillosa “Sign”.

El disco engancha de principio a fin. La razón es que dentro de una cierta homogeneidad encuentras elementos destacables en todas y cada una de las canciones, mejorando tanto la parte vocal como la instrumental respecto a sus anteriores álbumes. Este trabajo aparte de ser muy bueno, de tener mucha calidad y de tener unas melodías que se te quedan grabadas en el cerebro es sobre todo divertido, de esos que te alegran en un día horrible. O de los que te ponen de buen humor por la mañana, que diría que es uno de los objetivos del grupo, hacerte disfrutar. Han cumplido y superado unas expectativas que ya de por sí estaban muy altas y han conseguido sacarnos una sonrisa de oreja a oreja. Objetivo conseguido por partida doble.

Sello: SBAM Records

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *