“Posible”, Bunbury sigue sin dejarte indiferente

A estas alturas de la película hablar de la carrera de Bunbury, es algo ya más que trillado. El zaragozano hace tiempo que ya demostró ser un artista superlativo, lejos de ataduras y con un sello propio. Un músico que arriesgó y ganó, y que al presentarnos su décimo disco de estudio, incide en esa idea inicial de mejor andar hacia delante, que quedarse sentado esperando el empujón de alguien.

“Posible”, es uno de los álbumes más completos del maño. Lo decimos por la sencilla razón de que nos ha presentado un trabajo serio, con aplomo, con unas letras potentes, y todo envuelto en un atractivo papel celofán de electrónica y secciones de viento, que le he ha quedado perfectamente presentable.

No es un álbum que vuelva a su etapa en “Radical Sonora”, pero si nos ha parecido, una especie de homenaje a ese álbum tan poco comprendido en sus tiempo, pero que con el paso de los años, se erige como el iniciador de lo que es ahora Bunbury.

Desde el comienzo con la especial “Cualquiera en su sano juicio (se habría vuelto por ti), sabemos que estamos ante algo muy cool, que nos va a gustar casi a la primera. La verdad que íbamos con ventaja, Bunbury se ha encargado de desgranar unos cuantos singles con antelación y la cosa ya pintaba bastante bien.

Con “Hombre de acción” y “Deseos de usar y tirar”, ya teníamos el aperitivo perfecto para saber que estábamos ante un gran disco. El segundo tema comentado es de lo mejor de su carrera, es simplemente perfecto. Nick Cave estaría orgulloso de este corte.

Gran nivel alcanzan tanto “Mis posibilidades (Interstellar), uno de los temas más pop del álbum, con mucho aroma Bowie, y la personal “Mariachi sin cabeza”, donde sentimos una mezcla de estilos muy adecuada, que dotan al corte de un aroma vintage y latino muy certero.

Me quedo por último con el baladón “Los términos de mi rendición”, Bunbury da lo mejor de si, en un tema lleno de pasión, dulzura, y sentimiento que hace de broche de oro final.

Un álbum muy bueno este “Posible”, no es el mejor de la carrera en solitario del aragonés, pero si se posiciona dentro de los mejores. Tras 10 álbumes en solitario, seguir manteniendo este nivel es algo muy difícil, y eso hay que reconocérselo a Bunbury.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *