Revisando mi discoteca: “In Utero” (Nirvana)

A este álbum me costó echarle el diente. Tras la conmoción mundial que supuso el segundo larga duración de Nirvana, “Nevermind”, la banda de Seattle capitaneada por Kurt Cobain se enfrentaba a una reválida. Pocas veces en la historia un álbum como el ya comentado, había  supuesto un terremoto de aquella intensidad; no solo encumbró a la banda,  además supuso el nacimiento de facto de un nuevo movimiento que cambiaría la vida de los tres integrantes de Nirvana.

Los de Seattle pretendían con este trabajo dar un giro de 180 grados a su sonido. Buscaron recrudecer su propuesta; no querían una producción superlativa como “Nevermind”. La llegada del productor Steve Albini supuso ese cambio que buscaba la formación, y romper de alguna manera con lo hecho anteriormente. La propia banda no quedó muy satisfecha del resultado final del álbum, y contrató a Scott Litt para que retocara algunos temas, ya que Albini se negó a modificar más las canciones del álbum.

Creo que este cambio en el sonido fue lo que en un principio me echo para atrás de este disco. Tras un álbum tan melódico y contundente como el anterior, entrar a disfrutar de “In Utero” me costó más.

La primera fue en la frente. El single de lanzamiento fue “Heart-Shaped Box”, un tema que aunque partía de tener el aroma de Nirvana, no enganchaba a la primera; en definitiva para mí fue una decepción.

El segundo pildorazo del álbum, “Rape Me”, me hizo empezar a ver con otros ojos el disco. Un tema con mucho aroma a “Nevermind”, que pegó muy fuerte en las emisoras en 1993 y que de nuevo hacía que Nirvana estuviera en boca de todos.

Tras empezar a comprender y asimilar en mensaje deNirvana en este trabajo, comencé a disfrutar de temas increíbles como “Dumb”, “Pennyroyal Tea”, o “AllApologies”, una canción que con el tiempo se ha convertido en uno de mis temas favoritos de la banda.

“In Utero”, significó para Nirvana su propio canto del cisne. Como todos sabéis al poco tiempo se suicidaría Kobain dejándonos a todos huérfanos de su genio. Con este trabajo intentaron seguir rebelándose contra la industria musical, teniendo bastantes problemas con el sello para poder publicar el álbum; en la primera toma de contacto con él, DGC Records les dijo que era sencillamente infumable.

Un álbum de tintes poéticos para Kobain, al intentar expresar en él los puntos de vista que tenía sobre su vida personal, como vivía su reciente paternidad y como sufría la fama de Nirvana en sus carnes.

El nombre del disco lo tomaron de un poema de CourtneyLove con el mismo nombre; una Courtney Love que se convirtió de la noche a la mañana en uno de los personajes más odiados de la historia del rock, al echarle la culpa la mayoría de los fans de Nirvana de la muerte de KurtCobain.

“In Utero” fue un álbum que para mí fue ganando con el tiempo como los buenos vinos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *