The Mothercrow, cuando la personalidad se transforma en blues

En pleno siglo XXI y entrados ya de camino hacia 2020, estamos asistiendo a un nuevo revival de sonidos setenteros por parte de bandas, tanto a nivel nacional con bandas como ’77 [SEVENTY SEVEN], DIRTY DOGS o DERBY MOTORETTA BURRITO CACHIMBA  o internacionales como BLUE PILLS, KADAVAR, THE VINTAGE CARAVAN…, a este elenco se unen los barceloneses THE MOTHERCROW donde el blues, la psicodelia y un rock vintage se dan la mano pera traernos su nuevo álbum “Magara, grabado y mezclado en Sol de Sants Studios (Barcelona) con Alberto Pérez y masterizado por Marco Rostagno en Hitmakers Studio, además de ser coeditado por Nasoni Records en formato LP (Berlín) y Nooirax y La Rubia Producciones (Madrid) en CD.

Tras varias escuchas no puedo dejar de pensar en BLUE PILLS y ese toque que Karen Asensio pone en su voz blusera y poderosa, con personalidad propia, a la que se une el potente bajo de Claudia González que juega con las cuerdas para dar consistencia a cada una de las bases rítmicas del álbum, además de poner su voz para coros e incluir elementos exóticos como la flauta, el sitar y percusiones varias. El cuarteto viene a cerrarse con las dos últimas incorporaciones y esperemos que definitivas, Max Eriksson en las guitarras y Pep Carabante en la percusión.

Desde “Revolution”, que abre el álbum de forma enérgica y con unas transiciones poderosas y pegadizas en cuanto a ritmos de guitarras y estribillo se refiere, hasta el cierre con una semi-balada intimista con unos teclados hammondque suenan eclesiásticos de corte americano y le dan alma al tema, nos encontramos con un álbum que fluctúa entre temas vitalistas y con una gran carga negativa como el swag de “Swat it!”, una de mis preferidas y con unas vibraciones que te harán levantarte de tu asiento y bailar,( ojo al solo de guitarra) o “Lizzard Queen”, mas dura y rocosa, con unos registros vocales más profundos y graves. Y otros cortes más lentos, predominantes en el álbum, donde el blues y su toque erótico/festivo se dan la mano, como apreciamos en “Mantis”, elegante y sensual; “Forevermore”, para mí, es la balada del álbum, centrada en un duelo interior sobre el amor y el dolor generado entre dos personas, perfectamente interpretada con las acentuaciones vocales, los coros y unas guitarras elegantes e incisivas que marcan las pautas a seguir; mencionar también en este bloque a “Gauan (Lo-kanta)”, una canción de cuna en euskera, hipnótica y misteriosa.

Dejo para cerrar dos medios tiempos, “Stone” y “Magara”, que a pesar de su inicio lento guardan entre sus armonías una fiereza contenida, la primera con un bajo omnipresente y un final donde explota esa energía contenida. Mientras que el tema homónimo al nombre del álbum, además de ser el más largo del disco, quizás sea el más elaborado en cuanto a estructuras, instrumentos y elementos intercalados sobre un ritmo de guitarra repetitivo hasta la saciedad. THE MOTHERCROW, es un grupo a tener muy en cuenta para todos los amantes de esta línea blusera y rockera que tan amenas nos hace las noches calurosas.

Sello: Nasoni Records, Nooirax y La Rubia Producciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *