Toda una vida con “Blood Sugar Sex Magik”

Hace un par de días me llaman para darme una gran noticia de trabajo, cuelgo el teléfono dando botes de alegría y empiezo a bailar, de forma algo patética pero totalmente honesta. Busco en Spotify algún disco que pueda alcanzar el nivel de buen rollo que tengo. A la mente sólo me viene uno capaz de igualar mi alegría: BLOOD SUGAR SEX MAGIC. Le doy al play… “badabadabin badabin bada badabin badabin”

¿Son los Pepper la banda más rara, extraña y única del rock? Sin duda una de ellas. Payasos de alma, yonkistodos ellos (algunos muertos) y músicos libres y apasionados. Los Peppers no hacen música… hacen arte. Pero paradójicamente, es una de las bandas más divertida y alegre que se ha visto nunca. Para Flea, su virtuoso bajista y corazón, la banda es un lugar donde ser libre, no pensar, sentir, donde puede pasar cualquier cosa y se permite que pase, sin juicio. Que utopía tan maravillosa, un grupo con éxito mainstream que es libre y hace arte. ¿Dónde hay que firmar? 

Los Peppers llegan a BLOOD SUGAR SEX MAGIKdespués del magnifico “Mother´s milk”, el primer disco que graban con su batería; Chad Smith, y su nuevo guitarrista, un chavalillo que es fan de la banda, llamado John Frusciante. 

Y aquí tengo que hacer una pequeña pausa, con reverencia incluida… porque he aquí uno de mis guitarristas favoritos y una inspiración constante para mí. Con una influencia obvia de Hendrix, Frusciante toca la guitarra desde las tripas y con el corazón como nadie. En este disco despliega un catalogo de riff´s y guitarras rítmicas, con un gusto, un rollo y una imaginación, como yo he oído pocas veces. Todas las guitarras de este disco me apasionan y me fascinan. Parecen fáciles, algunas hasta bobas… pero son sencillamente  perfectas. 

(Los bajos de Flea están a la altura, cada uno de ellos)

Tengo dieciséis años, y me he enamorado. Quiero hacerle a mi novia una “mix tape” que pueda expresar lo que siento y todo lo que me gusta. Empiezo con “UNDER THE BRIDGE”, el single de una banda que acabo de descubrir y que me tiene loco. Siento que ese tema lo han escrito para mí. En ese momento, soy cada nota de esa canción y es perfecta para que ella me conozca mejor. No puedo continuar la cinta con nada más, es imposible mantener el nivel, con esa canción ya lo he dicho todo. Así que le entrego una “mix tape” de un solo tema. 

Para este nuevo disco, los Peppers contratan a Rick Rubin. En aquel momento un tipo excéntrico, con algún éxito en el mundo del rap, y con un sello discográfico al alza. Ahora mismo, Rick Rubin es una autentica leyenda de la producción, un gurú medio buda, que ha trabajado con Tom Petty, Johnny Cash, U2, Metallica, Damien Rice, etc… Pero en los 90 jamás había hecho nada fuera del rap, así que el fichaje es arriesgado para hacer el disco de funk-rock que quieren hacer. 

Los Peppers quieren hacer algo nuevo y, por sugerencia de Rubin, alquilan una mansión en L.A, que perteneció a Houdini, y se van a vivir allí mientras dure la grabación. El objetivo es que nada, ni nadie, les moleste o interfiera con la música. Con una excepción, el batería Chad Smith (algo más mayor que el resto, y seguramente con una vida) se va cada día a dormir a su casa. El resto de la banda está convencido de que tiene miedo del fantasma que habita esa mansión. Ese es nivel de flipadura… 

El disco se graba en un mes. Usan las habitaciones, pasillos, baños, salones, como salas de grabación. Pero sobre todo, deciden dar importancia al sentimiento sobre la técnica. Pero para mí, el autentico éxito de Rubin es quitarles el miedo de exponerse, de conectar con sus alegrías y con sus miedos, y plasmar lo que sienten en las canciones con honestidad y sin artificios. 

Y qué canciones. Es un disco de diecisiete canciones donde no sobre ni una. “The Power of Ecuality”, “Lovely Man”, “Suck my Kiss”, “Naked in the rain”, la genial “Give it away”, las hermosas “I could have lied” y “Breaking the Girl” (una de mi favoritas), pero sobre todo “Under the bridge”. 

La intro de esa canción es para mí, junto a “Little Wing”, de Hendrix, una de las mejores intros de guitarra de la historia. Nunca antes habían los Peppers tocado con tanta delicadeza y sensibilidad. De hecho, a Anthony Kiedis le daba tanta vergüenza cantarla, que se encerró en su habitación con un micro y sin que nadie le viera, mostró por primera vez ese lado melódico antes desconocido en la banda. En su autobiografía “Scar Tissue” habla de ese momento como “un antes y un después” en su forma de cantar y de componer. Hasta entonces ese medio rapeoextraño que sólo puede lograr él, era la marca de los Peppers. Esa canción les abrió un terreno que han explotado desde entonces con tremendo éxito. 

Recibo una llamada de una adorada compañera actrizcon la que hice una serie hace mil años. 

“Oye, tú eras súper fan de los Red Hot Chilli Peppers, ¿No?” 

“Sí… ¿Por?” 

“Es que mi chico es amigo del percusionista y nos invitan al concierto de esta noche al Palacio de deportes, ¿Quieres venir con Marta al backstage

“…”

Antonio… ¿Sigues ahí?” 

…   ¿Es broma?” 

“¡Que va! Es que sé que te gustan tanto… ” 

“Vale, pero… te aviso… si queréis que esté en plan coolen el backstage, que sepas que voy a fracasar estrepitosamente” 

A día de hoy, ver a Flea a menos de un metro de mi, es uno de los regalos más bonitos y preciados que me han hecho en la vida. 

Gracias, Luci

BLOOD SUGAR SEX MAGIC catapultó a los Peppers a las grandes ligas (y ahí siguen). En la gira del disco perdieron a Frusciante, que no pudo, ni supo, manejar el éxito y la fama. Aunque volvería para los maravillosos “CALIFORNICATION”, “By The Way” y “Stadium Arcadium”. En estos momentos, creo que están grabando un nuevo disco, de nuevo con Frusciante… y cada vez que lo pienso, me pongo un poco nervioso, como una colegiala. 

Para mí, este disco es uno de los grandes. Uno de estos discos que suenan a magia. Un disco irrepetible, llevo de vida, de sexo, de dolor, pero sobre todo lleno de amor y alegría. Un disco hecho entre amigos, con un único propósito: hacer arte. 

Estoy grabando mi último disco en mitad de la pandemia… Toco la canción con la acústica, pensando el arreglo… No lo tengo nada claro. Grabo una toma, guitarra y voz.  Y escucho. Y si… Una lucecita aparece en mi mente. ¿Y si hago algo en plan “Breaking the girl”? Con toda esa percusión y ese tipo de batería. Horas después terminó de maquetar el tema, va a quedar que te cagas. Les mando un beso cósmico a los Peppers, gracias. 

Gracias, chicos, por toda una vida con BLOOD SUGAR SEX MAGIK. ¡Que suerte la mía!

One Reply to “Toda una vida con “Blood Sugar Sex Magik””

  1. Avatar
    Sergio

    Gracias por devolverme, al menos durante 5 minutos a mi juventud (ya soy un anciano de cuarenta) Red Hot fueron un antes y un después. Un huracán que rompió todos los vientos de mi tienda de campaña.

    Gracias, gracias gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *