Una mirada a lo nuevo de Violenti Lune Elettriche (V.L.E.)

Casi treinta años creando elegancia en el underground italiano, Violenti Lune Elettriche.

Italia es muy conocida por ser un amante del rock, con grandes bandas sobre todo rock/metal sinfónico Rhapsodyof Fire, Luca Turilli o Labyrinth o pasajes más extremos como, Elevenking, Fleshgod Apocalypse o Graveworm. Pero lo que nos atañe hoy, es una banda diferente, donde el hard rock es la esencia de su música con toques de psicodelia y cantada en italiano, hablamos de ViolentiLune Elettriche (V.L.E.) en activo desde finales de los 80 donde los toques clásicos de Led Zeppelin, Dire Straits o Black Sabbath se dejan entrever en sus pasajes musicales.

Y esta es una de la magia de Internet, por la que un grupo, podríamos llamar, clásico de la escena italiana, pues llevan casi 30 años en este mundo, puede llegarte a tu reproductor y a contactar contigo, para poder darlos a conocer fuera de su zona de confort. Y lo han hecho con su nuevo álbum, el quinto de estudio auto producido, “Dopo Metropolis”. Lo primero que me llamó la atención fue el origen de su nombre, extraído de un pasaje del Manifiesto del Futurismo de Marinetti; por casualidades de la vida viví 2 meses en Florencia donde acudíasemanalmente al Caffé Le Giubbe Rosse, lugar donde se reunían los intelectuales de este movimiento vanguardista, entre ellos su creador, ¿casualidades?.

A lo largo de sus nueve canciones, se puede disfrutar del buen rock, donde se nota esa pizca de veteranía en sus composiciones, siendo una delicia escuchar el desarrollo de “Marmo e Sangue”, una medio tiempo delicioso donde la guitarra de Gino Tessaroli habla por sí sola (escuchad su solo), sobre una base donde el bajo de Danilo Somenzi se hace indispensable y la voz rasgada de Livio Buroni nos llega muy adentro. Pero es que “Occidente”, es una pieza de lujo, donde un rock elegante crece y crece y te transporta a otra dimensión, jugando con sus silencios, con unas estrofas intimistas guiada por la percusión de ItaloTrabattoni, que crea una base junto al bajo, pausada en las estrofas y muy matizada en el estribillo, creciendo a cada segundo; de mis preferidas.

Y es raro que haya empezado por los medios tiempos, pero me han llegado mucho; aunque V.L.E. nos dejan esos toques a lo Black Sabbath, inconfundibles en el inicio de “Exurge Domine”, todo un homenaje a la época en el corte más oscuro y denso del trabajo donde nos muestran otra cara distinta. Pero su verdadero rostro el rock enérgico de “Conoscenza e Potere”, la que me costó en un principio su forma de cantar, “1999” un tema clásico y pegadizo, incluso “Doomsday” tema casi instrumental con multitud de matices en la instrumentación, sobre todo en la percusión y en unos riffs y solos de guitarras de alta calidad. Y es que desde un principio se aprecia la calidad musical del cuarteto italiano, que cierra con la mágica y tribal “Mistiche Lune ai Cancelli del Cielo”, hipnótica y reconfortante, para degustarla lentamente y poner oído y sentimientos al servicio de la música. Todo un descubrimiento para los amantes del rock más clásico, que no debería dejar pasar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *