“Wolf God”, lo nuevo de Grand Magus

El pasado 19 de abril llegaba a mis oídos el nuevo y esperado trabajo de Grand Magus, la banda de Nuclear Bast que mejor mezcla el Doom y el Hevy metal épico y que tan adictos nos tiene a algunos. Para este, su noveno álbum de estudio, se formaron con Fox Skinner (bajo) JB Christoffersson (guitarras, voz) y acompañados por Ludwig Witt (batería) una vez más desde 2012. La portada está diseñada por el aclamado artista Anthony Roberts.

Tras la primera escucha, tu memoria se va al “Hammer of the North” de 2010, partes atmosféricas y pesadas pero con un poco más de crudeza.

El álbum empieza con una pieza instrumental que va dándose forma a si misma lentamente y acaba poco menos que en un sonido de machar hacia una batalla, y dicha batalla empieza con “Wolf God”, tema lleno de energía que da nombre al álbum y un himno de principio a fin. La preciosa voz de JB Christoffersson te engancha desde la primera palabra, a la par de un riff sencillo y pegadizo, el solo de guitarra hace que la canción te atrape todavía más.

Con “A Hall Clad in Gold” vemos que es lo que los define como banda, con un ritmo algo más lento pero un estribillo pegadizo y un solo final, escuchándose de fondo el viento norteño que te deja con más ganas de seguir escuchando la calidad del trabajo de este grupo sueco. “Brother Of The Storm” también tiene mucha energía, se compone con un riff más machacante y “Dawn Of Fire” es esa canción épica sin necesidad de escupirla con rapidez pero con arreglos de batería, guitarra y unos coros que nos demuestran que este álbum esta trabajado y hay muchas horas detrás de él.

Al empezar “Spear Thrower” y “To Live and Die in Solitude” ya vemos que el acelerador esta pulsado, entramos en otra dimensión, canción que nos recuerda a Manowar, para mí de las mejores del álbum, los versos son poderos y las líneas de guitarra brutales. 

La gran capacidad de estos músicos de cambiar lo directo por lo épico en un mismo tema se ve reflejado con “Glory to the Brave”, se escucha muy stoner y le da un toque interesante. “He Sent Them All to Hell” me pareció algo floja, rock’n rollera pero casi como de relleno, los coros son simples y los versos sencillos. El disco termina con “Untamed”, me pareció una buena forma de cerrar el disco, los coros y el solo te dejan con un aura de perdición.

Me quedo con la sensación de que Grand Magus no quiso sacar un disco más, se lo curraron y quisieron proponer y cambiar algunas cosas, me parece un paso adelante después del  “Sword Songs”, alejándose un poco de lo épico y abrazando algo más la oscuridad con riffs crujientes.

Recomendado sin duda.

Sello: Nuclear Blast

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *