Caníbales en televisión y Rammstein

Es alucinante hasta dónde puede llegar la depravación humana. Parece increíble que haya personas, por llamarlas de alguna manera, que puedan realizar actos tan execrables y perversos.

Nos hacemos eco de una noticia publicada en la web de La Vanguardia, en la que nos relatan la historia del japonés Issei Sagawa, mejor dicho el caníbal Issei Sagawa. Hasta aquí todo normal, es decir, caníbales siempre ha habido, personas que han disfrutado comiendo carne humana han existido y existen, pero el colmo, y aquí viene lo mórbido del asunto, es que se conviertan en estrellas televisivas en su país de origen.

Issei Sagawa mató, descuartizó y posteriormente comió los trozos de su víctima tras previamente haberlos cocinado. Los hechos acontecieron en París un 11 de junio de 1981. Allí en el piso de Issei, ocurrieron los atroces hechos. Tras invitar a una estudiante universitaria a darle clases de alemán, el caníbal japonés dio rienda suelta a su locura y perpetró el asesinato para después abusar del cadáver y devorarlo.

La justicia francesa le impuso una pena irrisoria, alegando la demencia del sujeto y lo dejaron suelto en unos años, con la única condición que se largara de Francia. La sorpresa fue que en Japón comenzó a salir en la televisión, primero contando su crimen, para después participar en concursos, anuncios donde consumía carne etc… todo dentro de un esperpento que solo se puede dar en el país nipón.

En la actualidad Issei Sagawa, vive con otro nombre en Tokio, escribiendo sobre canibalismo, haciendo de actor porno y creando cuadros con la figura de la mujer que él mismo fagocitó.

Rammstein trató el tema del canibalismo en su álbum “Reise, Reise” (2004), en el tema “Mein Teil”. Elcanibalismo siempre ha fascinado a muchos artistas y han intentado con mejor o peor suerte reflejarlo en su arte.

Los alemanes crearon el tema basándose en la historia real del “caníbal de Rotemburgo”, en el que un sujeto llamado Armin Meiwes, protagonizó un acto caníbal que escandalizó a la sociedad germana.

El tema fue muy polémico en Alemania, y se intentó censurar. Aun así la censura no pudo con el éxito de la canción que se encaramó al segundo puesto de las listas musicales germánicas. Incluso fue nominado a los premios Grammy como “mejor actuación de metal”.

En directo Rammstein lo escenifica sacando una gran olla al escenario, con Till Lindemann disfrazado de cocinero demente y ensangrentado, a la par que cocina al teclista de la banda Christian Lorenz.

Demencia, locura, canibalismo y fascinación, un peligroso cocktail del que muchas veces la sociedad hace un uso y abuso que raya lo inmoral.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *