Balmog: “El Black metal consiguió que el olor a muerte, la magia y la reactividad fuesen una realidad”

Entrevistamos a una de las mejores bandas de Black Metal de nuestro país, nos referimos a los gallegos Balmog. Aprovechamos esta entrevista para saber todos los entresijos de su nuevo álbum “Vacuum”.

Para quien no os conozca contadnos vuestros comienzos…
Pues el grupo nació hace ya más de diez años, que se dice pronto, en el valle de Soutomaior en la Ría de Vigo.  Desde entonces hemos editado tres discos así como un puñado de demos, compartidos y 7”, siguiendo un poco la dinámica de cualquier banda underground. Nuestra idea desde el principio era hacer la música más jodidamente oscura y violenta que pudiésemos y en esas continuamos a día de hoy. El espíritu y la energía sigue intacta e incluso me atrevería a decir que más viva que nunca, aportando hasta la última gota de sangre de nuestras venas para alimentar a esa puta bestia sedienta.
¿Qué es para vosotros el Black Metal?
El black metal es un estilo que desde nuestro punto de vista permite aunar en una visión conjunta y coherente  en lo musical, lo estético y sobre todo lo conceptual, todo el misticismo que rodea a la vida y la muerte. El punk logró que el rock and roll fuese trasgresor y sucio, el heavy metal hizo que la música fuese dura y violenta, el rock psicodélico dotó de magia al rock and roll, y el black metal consiguió que el olor de la muerte, la magia y la reactividad fuesen una realidad, no solo una fachada. Obviamente, como en otras corrientes, el Black Metal al ser un estilo de música está sometido a la exposición pública y por tanto ha tenido momentos realmente ridículos, absurdos y patéticos. Pero creo que el black metal debe ser entendido sobre todo desde un punto de vista individual, de una manera introspectiva, es decir, debemos de ser consecuentes con uno mismo, o en este caso en Balmog, como colectivo. Esa asunción de valores debe de ser  hecha de manera interna, en nuestro caso siendo fieles a los principios de lo que para nosotros es el black metal sin preocuparnos por lo que otros/as hacen o dejan de hacer, pero si por lo que otros hicieron en el pasado para marcar a fuego este estilo.
¿Qué aportáis de nuevo con “Vacuum” con respecto a vuestro anterior álbum?
Creo que por un lado aportamos un poquito más en lo que respecta a composición, arreglos y el conjunto final en sí, para resumir, creemos que en parte es un disco más controlado y trabajado, lo que le otorga un aspecto final que puede parecer más currado. Eso no significa que en los anteriores trabajos no hubiese un trabajo importante, pero creo que ahora mismo estamos en un punto en lo compositivo en el que nos sentimos muy cómodos y es fácil trabajar, y eso hace que todo suene más trabajado y pulido. Por otro lado, Vacvvm es todo lo contrario en lo que respecta a originalidad, de hecho nuestra idea era hacer algo así como una mezcla entre lo oscuro y denso de nuestro primer álbum y el aspecto más directo, punk y rock and roll del segundo. Aunque sí que hemos incluido algunos elementos nuevos y guiños más claros a otros estilos como el rock psicodélico, el post-punk o el doom, eso sí, sonando siempre a Balmog y a black metal. De hecho es el disco en donde también hemos incluído una influencia muy clara de Bathory, como por ejemplo en los teclados y voces de Gignesthai.
¿Cómo es la manera de componer en el grupo?
Por lo general vamos con ideas que tenemos en la cabeza a nuestro local de ensayo, en Soutomeior, y comenzamos a trabajar con un concepto  previo muy claro de lo que queremos hacer. Podría decirse que de algún modo existe un disco o canciones muy difusas aún en nuestras mentes y después dejamos que cierta espontaneidad alimente la creatividad, pero siempre hacemos un esfuerzo previo de pensar qué queremos hacer. Nos gusta dejar siempre una puerta abierta a la improvisación con la intención de construir sobre cimientos y andamios sólidos ya marcados previamente. Hasta el momento nunca se nos ha pasado por la cabeza cosas del tipo “han pasado dos años desde el disco tenemos que grabar uno nuevo”, simplemente dejamos que las cosas vayan siguiendo su curso, con un horizonte claro de lo que queremos conseguir pero sin presiones externas de ese tipo. Ahora mismo por ejemplo que en verano tenemos parón en cuanto a bolos, estamos componiendo un mini Lp que tenemos pensado grabar a finales de este año, y la verdad es que la cosa avanza muy rápido pero de una maner muy natural e intuitiva. Para esta edición queremos hacer algo un poco diferente, estamos probando algunas cosas nuevas y se está convirtiendo en un proceso realmente interesante en lo creativo. Además es probable que el resultado final de todo este trabajo, al ser un tanto especial en cuanto a estructuras, elementos y arreglos, no lo podamos tener hasta que todo esté grabado, así que está siendo todo realmente muy interesante, creativo y en cierto modo mágico.
Lleváis el black metal en la sangre, una forma de vida, ¿hay mucho poser en la escena black?
Pues supongo que hay posers como en el BNG, la banda de gaitas de Soutomaior, el Hip Hop, Celtarras o el club de dominó de nuestro pueblo…en cualquier grupo o colectivo siempre va a haber gente que esté metida por hacerse un hueco a nivel social, llamar la atención y sobre todo follar (menos quizás en el caso del colectivo de dominó, más en en el caso de la banda de gaitas), pero esto siempre ha sido así. Como te decía antes, nosostros seguimos un camino basado en los que creemos que son los principios de black metal, pero eso no significa que pretendemos hacer proselitiso y ser lo defensores de la fe, simplemente hacemos esto con la coherencia que nosotros marcamos. Hasta ahora,  el grupo nos ha llevado a límites que supongo que son difíciles de entender para mucha gente, pero a los que para nosotros era importante llegar. Si lo piensas bien, al final ¿qué es ser un poser?, ¿quién lo determina?. Supongo que mucha gente pensará que yo soy un poser por vestir de determinada manera (o no hacerlo) o ser y actuar de determinada manera, así que bueno, me la suda un poco lo que haga el resto. E mi interior, a pesar de mis contradicciones, mis errores y mierdas varias, creo que soy bastante coherente y fiel a lo que soy, aunque eso me haya acarreado bastantes disgustos y obligado a renunciar a muchas cosas, pero te aseguro que ha sido con gusto. Pues eso que yo vivo en lo personal y los otros miembros viven también, es aplicable a Balmog.

Gran producción, contadnos cómo ha sido trabajar con Javi Félez…
Bueno, Javi Félez es un referente a día de hoy en la escena y esto es así no por casualidad, sino por su profesionalidad y lo mucho que ha puesto de su parte todos estos años que te aseguro que no ha sido poco. El trabajo en estudio fue sencillo al poder estar con una persona que entiende a la perfección qué es lo que quieres trasmitir y cómo lo quieres plasmar, y eso al final es importantísimo. Ahora mismo Moontower dispone de las dos cosas que necesita Balmog: buen equipo y buen productor. Piensa que nosotros cada vez que vamos a grabar a Terrassa nos hacemos unas 13 o 14 horas de viaje, así que tienen que merecernos mucho la pena pegarnos ese palizón, pero bueno, ahora mismo no se nos ocurre ni remotamente otra opción para poder grabar. Además Javi forma parte de Balmog en nuestros directos como segundo guitarrista desde hace unos meses, así que hay poca gente que pueda llegar a ese nivel de entendimiento con la banda en un estudio.
¿Cómo veis la escena black a nivel nacional?
Es bastante habitual que los grupos se quejen de lo terrible que es la escena, de que no hay apoyo y lo mal que está todo, pero sinceramente creo que en cuanto a bandas, infraestructura y apoyo nunca ha habido nada como hoy en día. Obviamente no es ni mucho menos comparable a lo que sucede en otros países, pero joder, en estos momentos hay bandas realmente buenas y además muy respetadas fuera, en nuestro caso y me consta que en el de otras bandas también, está habiendo cierta respuesta a nivel de público (siempre dentro de un orden…) y hay varios sellos a nivel underground que están haciendo un trabajo importante, así que por nuestra parte, no creo que nos podamos quejar. Coño, es que esto al final es underground y toda la vida ha sido igual, no entiendo que pretensiones pueden tener ciertos grupos o gente. Creo que era todo bastante más difícil hace años cuando enviabas pasta dentro de un sobre y con suerte, si no se perdía por el camino (cuantos cafés y dietas habré pagado a los carteros de media Europa…) recibías tu disco o camiseta XL porque era la única que quedaba (toda mi vida é sido un puto fideo andante, pero era feliz con mi cami nueva) tres meses después. O lo difícil que era encontrar un estudio en el que entendiesen lo que querías hacer, un local en el que poder montar un bolo o que se rajasen  tan pronto escuchaban al primer grupo probando sonido… Habrá momento peores, de hecho ya los ha habido, y de nuevo creo que cada uno debe seguir su camino de manera coherente, al margen de lo que puedan hacer o pensar otros o lo chuli y molona que pueda ser la escena…al final nosotros seremos nuestros únicos jueces y si hacemos las cosas en función de lo que piensen los demás o lo que supuestamente marca la escena del momento, claudicaremos ante nuestra mediocridad y sobre todo, ante la mediocridad de los demás.
Tres álbumes imprescindibles en vuestra discoteca.
Crytal Logic, Open the Gates, The Deluge.
Un deseo…
Ya está cumplido, haber visto a Manilla Road varias veces, intercambiado unas palabras con Mark Shelton y saber que era alguien muy especial y mágico.
Para los seguidores de Mautorland, ¿por qué deberían escuchar la música de Balmog?
Antes de escuchar a Balmog, escuchad a Manilla Road en honor a Mark Shelton.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *