Barbarian Swords: “ Hay mucha gente que tiene una banda y da por hecho que tiene que gustar e interesar a los demás, pero nosotros no”

Entrevistar a líder de Barbarian Swords, Vön Pax, significa verte el careto con engendro mezcla de Hannibal Lecter y un troll del averno; eso sí, el chico es un trozo de pan en el fondo…

Os denomináis una banda true nihilist black doom metal, ¿esto cómo se come?

Se come como un enorme y nervudo rabo nigeriano, por supuesto. Ya sabes, arriba y abajo, arriba y abajo… No, va, no empecemos… Nuestro lema se mueve entre las risas y los clásicos homenajes de esta puta banda, como siempre… True norwegian black metal, ¿te suena? Nosotros hacemos black metal con doom, y eso se va ramificando en múltiples formas extremas, pero en líneas generales, a eso nos dedicamos desde hace ocho putos años. Nuestra filosofía como formación se basa en la misantropía más exacerbada y el nihilismo más condenadamente destructivo, así que ahí lo tendrías. True nihilist black doom metal, joder ya. Suena de muerte y en las camis queda de fábula, ¿o no?

Nuevo álbum llamado “Totemic Anal Turbofucker”, ¿qué nos habéis querido decir con este título tan majo?

Bueno, no creo que deje demasiado espacio a la imaginación… Este maldito mierdote que estamos presentando es el turbofollador anal totémico. Te lo pones, te enchufa este torrente absurdo de black, punk y casi war metal, y felizmente te perfora el ano hasta que la raba te asoma por el gaznate. ¿Recuerdas la carátula de la peli Holocausto Caníbal? Pues va por ahí, cariñín, pero con pollotes africanos. Siente cómo este negro falo te destroza por dentro hasta vomitar puta lefa blasfema anti-todo. Es esta cabecita, chico, que no para nunca de idear nuevas memeces…

¿Sentís que en este álbum habéis hecho realmente el sonido que teníais pensado desde el comienzo de la banda?

¿Desde el comienzo? Joder, pues no, definitivamente no. Igual eso que comentas sería “Worms”, pero vete a saber qué está por venir… Este álbum es sólo una puta fotografía de lo que teníamos en mente durante tres, cuatro meses en el local de ensayo. Luego se fue a Moontower Stuidos y lo eyaculamos con la mayor ferocidad y efectividad posible. Como todos los demás putos discos, vaya. Menos filosofía y más follar sin decoro con el primer desgraciado o desgraciada que se te ponga a tiro, me cago en Dios ya. Con coca mejor, que se te ponga el glande más morado que el logo de Podemos. De esto iría este trabajo, así es como procedemos.

¿Qué ha sido lo más complicado de la creación de este trabajo?

Nada en absoluto, nos resulta brutalmente sencillo cagar canciones y grabarlas. Igual no podríamos haber entregado una intro como ‘Dios Te Salve’, pero precisamente por eso llamamos al soldado Ebola, para que diera justo en el clavo. A veces delegar es vencer, más cuando se trata de un cabrón que lleva haciendo blackmetal toda la puta vida. Volviendo a la pregunta, sabemos perfectamente quién somos, qué queremos y hacia dónde vamos, así que no tenemos malditos problemas de esa índole.

¿Qué os planteáis cuando empezáis a grabar un nuevo álbum?

Pillar un buen pedo y que al que le toque registrar lo suyo vaya rapidito para no aburrirnos. Odiamos los sonidos irreales actuales de muchas formaciones, ya no digamos la puta obsesión por la híper técnica y el puto perfeccionismo enfermizo. Primeras tomas, errores, captar el sucio momento, la absoluta animadversión que nos produce el seguir compartiendo aire con vosotros. Aquí te pillo, aquí te mato. Muerte a los infieles, muerte al falso metal extremo. Somos bastantes bandas del inframundo extremo las que pensamos así, pero hay que declararle la puta guerra santa a todas las demás que sólo buscan la puta basura sesuda y fliparle al gafapastismo más nauseabundo.

El reconocimiento dentro de la escena parece que os la pela, ¿qué buscáis al participar en el circo del metal de este país?

No participamos en ningún circo. Ten cuidado con tus afirmaciones, pues somos Barbarian Swords. A mí personalmente sí me interesa el reconocimiento, pero no el social, el sujeto a esas imposiciones con las que el sistema quiere que pases por el aro. Cuando gente de Balmog viene a nuestros shows en Galiza y se pilla a saco de merch, a mí eso me honra. Cuando No Clean Singing coloca “Worms” entre los discos más asquerosos, dañinos y pervertidos de su top anual dedicado a ello, me siento honrado. Cuando tenemos el gran honor de abrir para Vidres A La Sang en su show histórico de retorno, o para los putos dioses Blasphemy en Roma, me siento honrado. Cuando CVLT Nation hace una premiere y comenta que “Totemic Anal Turbofucker” es seguramente lo más lacerante y enculador que hayan escuchado en este 2019, me siento honrado. Escribir a sellos que admiro y que ya conozcan nuestra obra de antemano me honra. ¡Tocar con Körgull The Exterminator, como en Reus! Son cosas que sólo yo sé, y que, como decía, afortunadamente no pasan por los cánones de lo que este asqueroso sistema vendría a determinar como ‘éxito’ o ‘triunfo’, pero que desde luego no me tomo a la ligera o pienso que vayan a ocurrir todos los días.En el fondo soy un tipo agradecido, joder ya.

Hace poco os quejasteis en redes sociales de padecer censura, o mejor dicho ser vetados en salas del norte del país, ¿cómo es posible que la propia escena censure a los suyos?

Esta pregunta tiene algo de erróneo. Barbarian Swords como banda no se quejaron de esa posible censura, pues se la trae al pairo. Un poco de rigor… No esperamos nada de la basura humana, por lo que no lloriqueamos como formación cuando una minoría de analfabetos de la nueva izquierda actúa, en efecto, como basura humana. Lo que tú seguramente leíste son los comentarios que surgieron en las redes en torno a un artículo de mi alter ego, pero eso para nada puede extrapolarse a lo que esta banda haya expresado como grupo en sus canales propios. Una cosa es el trabajo de mi alter ego, cómo se gana el pan denunciando según qué actitudes, y otra muy distinta es esta formación. Te contaré por qué creo que se dan estos encontronazos actualmente: hay una nueva hornada de bandas que proceden del crust y el grindcore que actualmente practican doom sludge, incluso black. Como en cualquier otro colectivo, hay mentalidades de todas clases ahí dentro, eso no es necesariamente malo. Eso sí, hay una absoluta minoría, que suelen proceder de ambientes endogámicos donde se repiten los mismos dogmas ético/morales como en putas escuelas coránicas, que ahora también esperan aplicarlos al metal extremo de toda la vida. Claro, cuando alguien que lleva en esto desde siempre se encuentra con estas mentalidades cuadriculadas y obtusas, digamos que hay un choque. Es gente que se escandaliza, que le gustaría prohibir aquello que no entiende, que saca conclusiones banales de aquello que desconoce, incapaz de leer entre líneas, así que es bastante improbable razonar con ellos. Algunas salas autogestionadas del norte nos vetaron por una letra del disco “Worms” al leerla literalmente, algunas simplemente porque esa sala lo había hecho y ellos no querían ser menos. Y lo aceptamos, OK. A título personal puede que pensemos al 90% como vosotros, pero si sois talibanes que sólo montáis bolos al 100% de los conversos, pues adiós, muy buenas. Qué le vamos a hacer… Para esta gira ya ni les preguntamos, pasamos de tribunales políticos que se creen con la verdad suprema, pero en una sala privada de Vitoria tanto la banda que debía abrir como ciertas personas del staff pertenecían a esa órbita, así que hablaron con el propietario, y éste decidió chutarnos para evitar problemas. Hablar de censura generalizada hacia Barbarian Swords es una exageración, es victimizar, así que no acuñemos ese término. Igualmente, es un clásico dar con estas situaciones en cuanto charlas un poquito con otras bandas extremasdel Estado… No somos los primeros ni seremos los últimos. Ahora mismo esto es algo que me la suda totalmente, para serte franco.

¿Cuál es para ti el mejor tema del álbum y por qué?

Mmm… Difícil elección… Mejor no sé, pero preferidos hay algunos, sí. ‘How To Destroy Christianism’ me flipa bastante porque creo que contiene el estribillo más brutal que hayamos parido, pero aparece una vez, y se larga, y el tema entra en una vorágine de caos y anarquismo donde cada puto instrumento va por su puto lado, sin riffs ni nada a lo que aferrarse. Y estalla, y a tomar por culo. Es un buen ‘que os den por el puto ano’, ya lo creo. ‘Fleshy Battering Ram’ me mola mucho por las letras que me curré, que no son otra cosa que chemsex victorioso y revitalizante. Ahí tienes al puto ariete cárnico, que se lo folla todo sin distinciones entre lonchas y lonchas, y luego más lonchas. No descansa, sólo va a por el siguiente round. Y así vamos haciendo, tú…

¿Crees que existe una escena del metal en este país, o sois simplemente islotes que lucháis por sobrevivir?

No creo que haya existido nunca una escena en este país. Tan sólo observo algunas formaciones con las que puedes coincidir estilísticamente, ni que sea un poco, y con las que te llevas bien, estableciendo cierto vínculo de camaradería, pero nada más. De todas formas, al menos en nuestro caso, de sobrevivir nada. Estamos aquí para pasarlo de puta madre mientras la humanidad no sucumbe de una vez por todas, y a eso nos dedicamos: a esperar la maldita hora mientras nos abandonamos al hedonismo más salvaje. Es lo que hemos elegido, nadie nos ha puesto una puta pistola en la cabeza para hacer black doom en este jodido Estado. Y si algún día nos cansamos, o vemos que no logramos el grado de animadversión y extrema agresión que creemos que merece el nombre de este grupo y sus sagrados logos, lo mandaremos todo al carajo. Sin puto problema ni grandes dilemas. Es bastante sencilla la cosa. Estamos aquí porque nos da la real gana, y la peña, aunque lo hace, no tiene por qué pagarnos la fiesta porque nosotros nos dediquemos a vomitar con instrumentos por ahí. Hay mucha gente que tiene una banda y da por hecho que tiene que gustar e interesar a los demás, pero nosotros no. Sólo hay que ver qué tipo de boñiga publicamos…

¿Cómo ves nuestra sociedad actualmente? ¿Ves peligrosa la deriva fascista que estamos sufriendo?

Esta pregunta es la tercera vez o así que nos la plantean en una entrevista… Y es curioso, porque como ya he dicho, a esta banda sólo le motiva la destrucción total de la especie humana, somos un profundo alegato al no futuro. No tratamos asuntos humanos, pues son eso, humanos. O lo que es lo mismo, pálidas construcciones éticomorales erigidas en el azaroso continuo espacio-tiempo en el que te haya tocado malgastar tus días. Igualmente, ¿por fascista entiendes a Santi Abascal o al ministro Grande-Marlaska, que es el juez con más condenas por torturas a detenidos bajo su custodia por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos? ¿Por facha entiendes a Josep Borrell, que llama a desinfectar Catalunya de independentistas, o a Albert Rivera, que como José Antonio no veía a empresarios y obreros, sino españoles? ¿Por fascista entiendes a Ortega Smith, o a Gaspar Llamazares y Juan Carlos Monedero, que llaman a una izquierda que prohíba el derecho a la autodeterminación o a proclamar un 155 cuando les salga de las bolas?¿Por fascista entiendes a Pere Aragonés, que tiene los santos huevos de hacerse la foto en el Gran Recaptepara los pobres mientras prepara una ley que quiere privatizar hasta mis calzoncillos meados? ¿Qué gobierno es el fascista, el conservador que aprueba la Ley Mordaza o el progresista, que cerrará webs sin ordenjudicial como si esto fuera China o Turquía? Explícamelo, porque a los acérrimos de las cleptocracias y las partidocracias occidentales creo que llevan años metiéndosela por el culo. Yo veo una sociedad deliciosamente enferma, a punto de caramelo para ese feliz ocaso que llevo toda la vida esperando. Adormilada, alienada, incapacitada, intelectualmente mermada, presa de idealistas dogmas de fe y con la piel más fina que un papel de fumar. Vencida, feminicida, gris, patética y asquerosamente narcisista. Androides iletrados, muertos cerebrales, amebas voluntariamente encadenadas. Tarugos que pontifican con sus ideales y lloriquean sus miserias en las redes sin tomar las calles, justo como el sistema los quiere, ahí, bien mansos, peleando por migajas. Pusilánimes hábilmente enfrentados por el maestro de las marionetas. Trincheras cavadas para el pobres contra pobres; tremendas carcajadas resonando en los templos tras un triunfo sin paliativos, aplastante e inapelable. Que todo arda de una puta vez, es mi único deseo. Que no quede ni edificio, ni una persona, en puto pie. Que el verbo cese y llegue el silencio cósmico, ése que no discrimina entre bien o mal, sino que simplemente existe.

Un oscuro deseo…

Imagino que tocar algún día en el Netherlands Deathfest, pero veremos qué pasa con esa nueva sala… Más allá de la pronta aniquilación de la apestosa especie humana, ninguno más.

Para los seguidores de Mautorland, ¿por qué deberían escuchar vuestro inmundo último álbum?

Que hagan lo que les salga de los putos ovarios o las malditas pelotas, porque yo haré lo mismo. Eso sí, esperando a que perezcan en el mínimo lapso de tiempo posible. Que le jodan a todo… ¿Lo había dicho ya?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *