Maniobra Heimlich: “El rock es inmortal no puede haber nada después de él”

Más bandas asoman por Mautorland. Es el turno de Maniobra Heimlich, aquí está la entrevista que nos concedieron.

Para quien no os conozca, habladnos de los comienzos de la banda…

MANIOBRA HEIMLICH comenzó su andadura como otras muchas bandas: dando palos de ciego en busca de una identidad propia. Ensayos, ensayos y más ensayos nos ayudaron a encontrar nuestro propio camino y éste no es otro que el de complicarnos la vida de la manera más sencilla posible. Uno de nuestros lemas es “Larga vida a lo que está por llegar”. Nosotros siempre miramos hacia delante, quizá con alguna que otra dioptría, pero siempre hacia delante.

¿Qué queréis conseguir en el mundo de la música? 

A día de hoy resulta difícil responder a esta pregunta ya que ni siquiera estamos seguros de que exista ese mundo de la música. Hemos oído hablar de él, leído mucho, e incluso conocido a gente que dice haberlo visto en persona… Pero nosotros seguimos pensando que es una bonita quimera que simplemente nos ayuda a seguir dando pasos. Quizá confirmar si existe o no ese mundo de la música sea lo que realmente queremos conseguir.

¿Qué es para vosotros el rock, metal, en definitiva los sonidos distorsionados? 

El rock es una forma muy particular de entender esta vida; una forma que quizá se esté muriendo poco a poco. Nuestro amado rock está demasiado ligado al siglo XX, a su ingenuidad y a la inocencia a la hora de entregarse sin miedo y con plena pasión a cualquier ideal. Echamos de menos esa autenticidad pasada; ahora el mundo es demasiado complejo e inmediato, demasiado efímero. Hay quien dice que nuestra música tiene tintes de postrock, pero eso es imposible, ya que el rock es inmortal y, por definición, no puede haber nada después de él.

¿Cómo es la manera de componer en vuestra formación? 

Todas las composiciones provienen de la inspiración, sueños y miedos de don Bernardino Sánchez Bayo, guitarra y auténtico cerebro de la banda. La pobre criatura aún no es consciente de cómo el resto de los miembros de MANIOBRA HEIMLICH abusan de su talento, mientras beben, fuman y se guiñan entre sí cuando él no está mirando. Quizá leer esta entrevista le abra los ojos, pero hemos prometido decir la verdad y es un riesgo que debemos correr.

¿Qué queréis expresar con vuestra música? 

Nuestra propuesta es exclusivamente instrumental, con toda la dificultad que eso conlleva para transmitir cualquier idea o concepto. En cualquier caso, creemos haber dado con la fórmula necesaria para que esa limitación se convierta en una ventaja. Al no tener que explicar nada con palabras las posibilidades se disparan, y la sola música, con todo su peso y matices, nos permite hablar de cualquier cosa sin ningún tipo de estrechez. Todo tiene cabida: desde el sentimiento más primario (sí, seguimos creyendo en las canciones de amor…) hasta el concepto más abstracto (¿música para una extinción alegre?).

Decidnos una banda que os sirva de referencia en vuestras creaciones.

Imposible de responder… es como la temible pregunta de a quién quieres más; a mamá o a papá. Si pudiéramos destacar una sola banda, lo haríamos, pero se nos hace realmente difícil.

Habladnos de  vuestro  actual material publicado ¿satisfechos con el resultado?

Somos una banda un tanto curiosa y a día de hoy tenemos más conciertos que canciones publicadas. En nuestra web maniobraheimlich.com puede escucharse y descargarse nuestro primer tema oficial: Pájaro Dodo. Esta canción nos ha ayudado de manera definitiva a la hora de definir hacia dónde queremos ir, desde el sonido hasta la propia estética de la banda. Estamos más que satisfechos con el resultado.

Tres discos sin los que no podríais imaginar la vida…

L’imboscata (Franco Battiato) Volumen Brutal (Barón Rojo) Adagio for Strings (Samuel Barber)

¿Qué opináis de las bandas tributo? 

Hace poco más de un año habríamos contestado que son grandes responsables de la triste programación que puede verse en numerosos escenarios (desde pequeños clubs a grandes festivales, pasando por salas de renombre). A día de hoy, y después de cierta reflexión, podemos decir que no son más que un síntoma de lo que hay: una deprimente falta de interés por parte del público de descubrir nueva música. El rock se ha hecho mayor y los que crecieron con él no tienen mayor interés que el de escuchar las canciones de su adolescencia. Por su parte, la gente más joven no acaba de enganchar con la propuesta del rock (¿quién con dieciséis años va a ir a un concierto donde podría estar su padre?) y simplemente pasa de las bandas tributo, de las tributadas y de los demás grupos.

Un deseo… 

Que algún día haya una banda tributo de MANIOBRA HEIMLICH y nos pague ingentes royalties.

Para los seguidores de Mautorland, ¿por qué deberían escuchar vuestra música?

Por simple salud mental, por respirar aire fresco. Pero no sólo deben escuchar nuestra música, deben devorar todo lo nuevo que se cruce delante de sus oídos. Es necesario salir de la cueva, de las cinco canciones repetidas hasta la saciedad, del olor a naftalina que a veces emana nuestro amado rock… En MANIOBRA HEIMLICH apostamos por una música sin límites y sin cortapisas, sin pensar en si gustará o no. Lo damos todo en cada acorde, caminamos con la ingenuidad del siglo XX y la perspectiva del XXI, y cada paso que conseguimos dar, aunque sea a trompicones, lo celebramos como un triunfo. No tenemos miedo y quien quiera acercarse a nuestra música tampoco debe tenerlo. Puede gustarle o no, pero sin duda encontrará algo palpitante que lucha por existir… Larga vida a lo que está por llegar.

Si te ha gustado esta entrevista  síguenos  en Facebook y estarás  al tanto de nuestras noticias:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *