The Downspiral To Hell: “El rock es el medio que nos permite canalizar nuestras emociones”

Entrevistamos a The Downspiral To Hell, un proyecto interesante dentro del metal extremo de nuestro país.

Queremos saber de vosotros, habladnos de los comienzos de la banda…

Mirando atrás en el tiempo hace ya catorce años de nuestro primer disco “Thorn”. Hasta ese momento teníamos igualmente música grabada pero fue a partir de entonces cuando realmente surgió nuestro espíritu más experimental y arriesgado. Así comenzó un proceso creativo que nos ha mantenido ocupados durante esta etapa de nuestras vidas, durante el cual se han sucedido períodos muy diferentes aunque igualmente productivos. No hemos sido demasiado prolíficos pero al fin y al cabo es nuestra forma de trabajar, llevando el control absoluto de todo el proceso y disfrutando de cada aspecto de la composición, grabación y mezcla de la música. Esto hace que todo se demore en el tiempo a la hora de afrontar cada nuevo disco, tanto en el pasado como en el presente. A medida que han pasado los años hemos ido incorporando influencias musicales, nuevas formas de entender la música, lo cual supone un reto para que todo suene lo más homogéneo posible. Trabajar así nos hace felices!

¿Qué queréis conseguir en el mundo de la música? 

Nuestra intención es ante todo la de satisfacer nuestra necesidad creativa, esto ha sucedido desde el primer día que comenzamos a componer. Después y una vez que esto lo hemos tenido como algo primordial en nuestro desarrollo como banda, siempre está bien salir en los medios, ser reconocido, que la gente se ponga en contacto con nosotros y por supuesto ir un paso más allá en cada disco editado. Pero si todo esto último no existiese nosotros seguiríamos haciendo lo mismo, la banda nunca se disolvería por algo para nosotros secundario. ¡Lo principal siempre ha sido y será la satisfacción personal por crear algo nuevo!

¿Qué es para vosotros el rock, metal, en definitiva los sonidos distorsionados? 

Es el medio que nos permite canalizar nuestras emociones, nuestra forma de pensar y de sentir respecto a la vida y nuestras relaciones personales. Nos permite disfrutar de la música de todas nuestras bandas favoritas y al mismo tiempo dedicar gran parte del tiempo que tenemos a evadirnos de nuestra realidad para afrontar el reto de ser protagonistas de algo tan estimulante como es crear nuestra propia música. La energía conseguida así es algo muy tentador, satisface perfectamente nuestras necesidades musicales.

¿Cómo es la manera de componer en vuestra formación? 

Es un método natural, siempre ha surgido de forma espontánea y pareciere que con él estamos pegando dos partes: las guitarras y los sintetizadores. No es así. El proceso de creación es ejecutado por cada miembro dentro de su ambiente, su ámbito y su vida, separada del otro. Habiendo superado este momento, siempre existe otro en el que cada uno revisa y percibe lo que él creó añadido a lo nuevo compuesto por su compañero. A veces esta forma de componer nos sorprende a nosotros mismos y terminamos por crear un global para nada concebido en nuestra idea primera. Así pensamos que nuestra originalidad, ensalzada año tras año por la crítica, puede seguir manteniéndose en primer plano. De otra manera quizá nos limitaríamos a seguir los caminos del resto… En último lugar hacemos las voces. Nuestra música, por esto, pudiera ser instrumental sin perder calidad. El proceso vocal es el final dentro de la composición y siempre de la misma manera que todo lo anterior, finalmente siendo revisado por el otro componente y aportando ideas uno a otro que llevan a cabo variaciones últimas que nunca hubiéramos pensado.

¿Qué queréis expresar con vuestra música? 

Es algo demasiado subjetivo incluso para definirlo; supongo que es pura emoción y sentimiento, sin más. Cuando te sientas y comienzas a componer, tanto la música como la letra suponen el reflejo de un estado de ánimo, una necesidad básica de expresión. Nuestra intención no es dogmática, todo lo contrario. En muchas ocasiones he pensado que puntualmente sucede algo que posteriormente no tendrá el mismo sentido y significado, es algo demasiado intenso como para que tenga vida más allá de ese momento. Realmente así lo sentimos con lo que estamos haciendo y nuestra energía proviene de muchos aspectos del arte que permiten una nueva creación, bastante abstracta y subjetiva.

Decidnos una banda que os sirva de referencia en vuestras creaciones.

Sinceramente no hay ninguna. El espectro en el que nos gusta movernos a nivel de influencias es demasiado amplio como para tener a nadie como referencia de cabecera. Por lo tanto podríamos decir que a la hora de componer dejamos que todas nuestras referencias salgan y se vean reflejadas de una forma natural, sin buscar nada predeterminado. Y aquí me refiero a influencias tanto musicales como de cualquier tipo de arte (pintura, cine, escultura, literatura, etc etc).

Habladnos de vuestro  actual material publicado ¿satisfechos con el resultado?

Por una parte nos alegra saber que nuestros discos han sido publicados, siempre ayuda a que la gente conozca nuestra banda y nuestro forma de entender la música. Por otra y con la perspectiva que nos da el tiempo, pienso que el resultado podría haber sido mejor en varios aspectos. No estamos satisfechos con el apoyo y el soporte obtenido por nuestras discográficas pasadas, excepción hecha de Base Records aquí en España. “The advent of neurosis” con Cdg Records y “Unusual methods…” con Sliptrick Records han supuesto decepciones en cuanto a lo que debería ser el apoyo a una banda. Por lo tanto en este sentido esperamos que el futuro sea muy diferente al pasado, aunque nosotros hemos seguido disfrutando igualmente de todo el proceso creativo que supone hacer nuestra música.

Tres discos sin los que no podríais imaginar la vida…

Antonio Miranda: ’Sonatas para flauta’, de J.S. Bach; ’No problem’, de Chet Baker y ‘Vespers’, de S. Rachmaninov

Jose Luis Miranda: “Elegy” de Amorphis, “The Sham mirrors” de Arcturus y “Persecution mania” de Sodom

¿Qué opináis de las bandas tributo? 

No estamos demasiado al día en relación a esto, creo que bastante al margen la verdad. En realidad no estoy seguro de haber escuchado nunca alguna de este tipo de bandas. En cualquier caso y hablando de gustos musicales, cada uno puede aprovechar su tiempo en la música que más le haga sentir y le haga feliz, por supuesto!

Un deseo… 

Musicalmente que todo continúe como hasta el momento. Nos gusta seguir siendo amantes de un amplio espectro musical, nos enriquece y nos permite tener la ilusión del primer día. Vemos esto como algo muy especial y lo queremos así, que nos lleve a disfrutar de nuestro proceso creativo en su máxima expresión. Por lo demás la vida sigue y nosotros seguiremos con ella…

Para los seguidores de Mautorland, ¿por qué deberían escuchar vuestra música?

Invitamos a todos vuestros seguidores a serlo también nuestros a través de la osadía de escuchar una forma de componer que, dentro del mundo de lo extremo, seguro les sorprenderá. Queremos que disfruten de nuestra percepción global de la música, que es un conjunto realmente complejo y amplio y, a la vez, retamos al que se atreva a adentrarse en la escucha y estudio de todos los sonidos que conforman cada uno de nuestros temas y consigan aislarlo y percibirlo para, más tarde, haber cambiado su manera de escuchar la música por medio de TDTH. No es un reto sencillo, pero sí atractivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *