“Bella Ciao”, el himno que une al antifascismo

Muchas veces sin quererlo, por avatares del destino, por mera casualidad, una canción se convierte en el santo y seña de algo. Una melodía puede ser capaz de aunar voluntades y centrar a la gente en un objetivo. La música es un arma tan poderosa que no tiene límites, y si no que se lo digan a los muros de Jericó.

Hoy nos detenemos en “Bella Ciao”, el himno antifascista por antonomasia. En estos tiempos de pandemia ha cobrado una nueva fuerza. Ya sea por el resurgimiento de la ultraderecha, por los confinamientos, o por una serie de Netflix, lo que sí es cierto, que mucha gente ha descubierto un canto a la libertad que sigue siendo necesario en estos días tan complicados que estamos viviendo.

”Bella Ciao” nace como un himno de resistencia, en concreto de los partisanos italianos entre los años 1943 y 1945, esta resistencia italiana que se enfrentó a las fuerzas nazis alemanas que ocupaban Italia, además de su lucha partidista contra la República Social fascista italiana creada a por Benito Mussolini. Una canción que aboga por la libertad y la resistencia ante la intolerancia y la opresión.

El origen de la canción no está tan claro, se cree que puede partir origen de las dificultades de las mujeres mondina, trabajadoras de arrozales de finales del siglo XIX. Ellas cantaban este himno para protestar por sus duras condiciones de trabajo en los campos de arroz sitios en el norte de Italia. Aún así no hay unanimidad en establecer exactamente el origen de “Bella Ciao”. Estudios recientes establecen que los partisanos tomaron la canción de la estructura del canto Fior di tomba y Picchia picchia la porticella. Nada que ver con el canto de las trabajadoras del arroz.

La expansión del himno se produjo en Europa debido a los festivales mundiales de las juventudes comunistas, en Berlín, Praga y Viena. Los delegados italianos la cantaban, y los demás la traducían a sus idiomas para hacerla internacional. Su punto álgido lo alcanzó en las manifestaciones estudiantiles del mayo del 68.

En cuanto a las versiones del tema más conocidas, nos encontramos la realizada por la cantante italiana Giovanna Daffini y el cantautor francés Ives Montand. Debemos resaltar la versión que hizo el grupo chileno Quilapayún que sirvió como himno para la lucha contra la dictadura de Pinochet y en apoyo de Salvador Allende.

La globalización en este caso ha ejercido su labor de forma positiva. La popular serie de Netflix, “La Casa de Papel”, difundió a nivel mundial la canción y se hizo así viral en todo el planeta. Huyendo sus connotaciones ideológicas, ha conseguido que se meta de manera absoluta en el acervo cultural de las generaciones que están viviendo en este siglo XXI. En la banda sonora de la serie, también encontramos una versión de Nawja Nimri.

Os dejamos la letra en italiano y un vídeo de este inmortal himno. Siempre lucharemos por la libertad, y contra el fascismo.

Una mattina mi son svegliato,
o bella ciao, bella ciao, bella ciao ciao ciao!
Una mattina mi son svegliato
e ho trovato l’invasor.

O partigiano portami via,
o bella ciao, bella ciao, bella ciao ciao ciao
o partigiano portami via
che mi sento di morir.

E se io muoio da partigiano,
o bella ciao, bella ciao, bella ciao ciao ciao,
e se io muoio da partigiano
tu mi devi seppellir.

Seppellire lassù in montagna,
o bella ciao, bella ciao, bella ciao ciao ciao,
seppellire lassù in montagna
sotto l’ombra di un bel fior.

E le genti che passeranno,
o bella ciao, bella ciao, bella ciao ciao ciao,
e le genti che passeranno
mi diranno «che bel fior.»

Questo è il fiore del partigiano,
o bella ciao, bella ciao, bella ciao ciao ciao,
questo è il fiore del partigiano
morto per la libertà

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *